Los hijos son un verdadero regalo que se debe cuidar y atesorar; para muchos padres es difícil cuando su pequeño enferma, imaginar que la vida de su hijo está en peligro puede acabar con la felicidad de cualquiera.

Sin embargo, gracias a los avances médicos, existen muchísimos innovadores tratamientos para mejorar la salud. Lo único malo de todo esto es el costo, pues generalmente es muy alto, es ahí en donde la pobreza puede ser el enemigo principal en la lucha contra una enfermedad.

Cuando los padres deben lidiar día a día con los problemas de salud de su hijo y además con problemas económicos que impiden su recuperación es inimaginable cómo se deben sentir. Así es la historia de esta familia de Chiapas, México.

Esta familia mexicana tiene a un pequeño hijo, Abraham de Jesús, de 3 años, él nació con una terrible enfermedad que lo ha hecho vivir en una cama desde el día de su nacimiento.

Abraham nació con Hidrocefalia, una enfermedad que llena su cabeza de líquido día a día. La familia de este pequeño de 3 años tiene posibilidades económicas muy limitadas y eso se puede ver en su humilde vivienda en donde, a pesar de sus condiciones, es donde pueden refugiarse del frío y del calor.

Pero a pesar de todo esto, los padres de Abraham luchan día tras día con la enfermedad de su hijo, ya que la hidrocefalia que padece es crónica.

Además, esta familia ya había enfrentado este problema en el pasado; hace 8 años, los padres de Abraham perdieron a su hija de 4 meses por la misma enfermedad. Antes de tener a su segundo hijo, el médico les advirtió que este podía nacer con la misma condición.

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DE ALGUNAS PERSONAS.

Sin embargo, aquí está Abraham tres años después luchando día a día contra la enfermedad que se llevó a su hermana y todo esto debido a que el tratamiento que la madre debía recibir durante el embarazo era demasiado costoso y esta humilde familia simplemente no podía pagarlo.

Su madre cuenta cómo, desde que el bebé nació, su cabeza se estiró y conforme fue pasando el tiempo fue “creando, creando agua, fue aumentando el agua”.

A los pocos meses de su nacimiento, tuvo que someterse a una intervención quirúrgica en la que se le colocó una válvula la cual se encargaría de drenar el líquido de su cabeza; no obstante, esta solo siguió creciendo cada vez más hasta que se convirtió en un caso de hidrocefalia extrema.

Actualmente, los padres de Abraham luchan para mejorar la calidad de vida de hijo, eso es todo lo que sueñan, pero debido a sus posibilidades económicas no pueden lograrlo por su cuenta.

Si quieres colaborar, puedes comunicarte al siguiente numero de teléfono +52 1 919 114 7741, o hacer una donación a la siguiente cuenta de banco: BANCO AZTECA. Número de cuenta: 12651374484884. “Cuenta CLABE” 1271 0401 3744 8488 44. Nombre: PATRICIA GOMEZ GUZMAN.

Esperamos que este valiente pequeño pueda salir adelante y tener la vida que merece, comparte su historia, esa también es una forma de ayudar.