Aldi Novel Adilang, de 18 años de edad, todavía no puede creer todo lo que vivió tras haber permanecido durante largos 49 días a la deriva en una mínima canaña de pesca, y sobrevivir para contarlo.

El joven indonesio, para quien todo parecía perdido, increíblemente fue divisado por una embarcación con bandera panameña mientras flotaba a unos 125 km de la costa de Guam, sobre la reducida cabaña de pesca donde había sido empleado como vigilante de lámparas.

Su oficio consistía en valerse de su cabaña denominada rompong, para utilizarla como trampa para peces. Él encendía las lámparas que atraía a los peces hacia su pequeña embaración, en la cual viene trabajando desde que tenía 16 años.

Pero tras navegar miles de kilómetros, se encontró que al no tener motor ni timón estaba completamente a la deriva, a la merced del mar.

Durante todos esos días, el joven relató que tuvo que valerse de su ingenio y de los pocos recursos que le quedaban para sobrevivir. Utilizó los pedazos de madera de la cabaña para hacer fuego y alimentarse del fruto de su pesca, y se mantuvo hidratado con el agua del mar.

El sistema habitual del rompong es anclarlo con cuerdas para así hacer su trabajo con tranquilidad, pero en este caso eso no fue posible ya que el pasado 14 de julio vientos intempestivos causaron la ruptura de las cuerdas ocasionando que la embarcación terminara a la deriva.

Pero Aldi no estaba totalmente solo, en ocasiones dice que pudo divisar algunos barcos a lo lejos, su corazón volvía a latir con fuerza cada vez que veía alguno, pero con el mismo ímpetu se desvanecía cuando uno a uno pasaban de largo sin conseguir llamar su atención. Fueron más de 10 barcos que pasaron, y no sabe si es que no lo vieron, o no se detuvieron. ¡Qué angustiante!

Muchas veces lloraba a la deriva porque francamente no veía ninguna salida, hasta que una de las señales llegó con éxito a la embarcación MV Arpeggio, quienes fueron en su auxilio.

Emotivos momentos protagonizaron estos héroes al momento del rescate:

Adi fue llevado a Japón el pasado 6 de septiembre, según las indicaciones de los guardacostas, para después ser trasladado a su país y encontrarse con su familia en Wori, Manado, que ya lo daban por desaparecido.

Las autoridades confirmaron su perfecto estado de salud.

Su madre, Net Kahiking, declaró que el jefe de su hijo había dicho que estaba desaparecido y «entonces, simplemente nos entregamos a Dios y seguimos orando mucho».

Facebook / Indonesian Consulate General Osaka

«Ahora está de vuelta en casa y tendrá 19 años el 30 de septiembre, vamos a celebrar».

Es increíble cómo este chico logró sobrevivir, y superar la frustración de una experienca tan desoladora. Comparte la impactante historia de Aldi con tus amigos.

Te recomendamos