A Courtney Whithorn, una estudiante universitaria de Australia, le tuvieron que amputar el pulgar después de desarrollar una rara forma de cáncer de piel por morderse las uñas.

La joven de 20 años desarrolló el mal hábito debido a sus constantes nervios tras ser intimidada en la escuela llegando a morderse salvajemente las uñas, pero especialmente la del dedo pulgar desde el año 2014.

En todos esos años ella escondió su dedo por vergüenza, incluso a sus amigos cercanos y a a sus propios padres, hasta que se preocupó demasiado cuando vio cómo su dedo empezó a tornarse negro.

Por mucho tiempo ella tapaba sus uñas mordidas con uñas postizas e incluive mantenía su mano cerrada a manera de puño para que el deteriorado estado en el que se encontraba no pudiera ser visto.

Pero entonces acudió a un médico, por su cuenta, y descubrió que había causado tal trauma en su lecho ungueal que se convirtió en un cáncer poco común, conocido como melanoma subungueal lentiginoso acral,el mimso que le diagnosticaron el pasado mes de julio.

A pesar de someterse a múltiples cirugías para extirpar el cáncer, y tratar de salvar su pulgar, los médicos no tuvieron otra solución que amputarle el dedo la semana pasada.

Hay disparidad de opiniones entre los médicos, ya que algunos aseguran que el extraño tipo de cáncer se generó a causa de morderse las uñas, pero otros piensan que esa no sería la causa.

“Cuando descubrí que morderme la uña fue la causa del cáncer, quedé destrozada. En mi cabeza pensé ‘me hice esto a mí misma’, No podía creerlo”, expresó Courtney.

“Me asusté un poco cuando mi piel comenzó a ponerse negra, así que se los mostré por primera vez este año. Ni siquiera puedo explicar cuán tímida yo era. Siempre tuve uñas falsas para esconderlo porque era muy feo. Mi uña era como papel cada vez que crecía “.
A pesar de que la amputación fue un éxito, a Whithorn se le ha dicho que no está dada de alta del todo. El diagnóstico no es claro y habrá que esperar a ver si no se vuelve a desarrollar y en tal caso tendrán que seguir amputando partes, hasta que quede curada por completo. Es algo que hace llorar a Courtney cada vez que se lo mencionan.

Para la joven morderse las uñas se convirtió en un mecanismo de defensa, muchas veces sólo veía sangre que caía, sin darse cuenta ni siquiera que se las estaba mordiendo.

Reconoce que el acoso escolar que sufríó fue demasiado intenso para ella, y que el único que realmente ha sido su apoyo en todo su proceso ha sido su novio Tyson Donnelly.

Daily Mail

Ella ahora quiere advertir a tantos jóvenes que podrían atravesar por lo mismo y ha enviado mensajes en sus redes sociales de que cada uno debe amarse como es. “Tienes que ser simplemente tú”, ha dicho.

Desarrolló un extraño cáncer por comerse las uñas.

Debes estar atenta a todas las señales que te da tu cuerpo. 😱

Publicada por Nueva Mujer en Viernes, 7 de septiembre de 2018

Comparte esta noticia con tus amigos, puede ser un importante mensaje de advertebncia para muchos.