Tres impresionantes eventos astronómicos ocurrieron simultáneamente la noche del 31 de enero, lo que algunos llamaron la “superluna de sangre azul”, una metáfora para expresar la nobleza de los fenómenos lunares

Esto ocurre debido a la coincidencia de 3 fenómenos: La luna de sangre, que es el color que toma la luna cuando sucede un eclipse; la luna azul, que es la segunda luna llena en el mismo mes según el calendario gregoriano; y la superluna, que es el momento cuando la luna está más cercana a nuestro planeta debido a su órbita elíptica. Puedes recordar la noticia aquí.

Aunque no dejamos de maravillarnos por estos grandiosos fenómenos que ocurren muy esporádicamente, existen otros estragos que pueden ser muy lamentables, como ha sucedido en Venecia y que mantiene en vilo a la población entera.

Una combinación de alta presión atmosférica en el Adriático superior, clima frío y escasez de lluvia por las mareas bajas, dejó secos a los famosos los románticos canales de la emblemática Venecia, en Italia.

Estos son los resultados que ha dejado a su paso la famosa “superluna azul de sangre”.

Se ha informado que los niveles de agua son hasta 60 cm más bajos que los niveles normales.

Las fotografías tomadas esta semana han demostrado que la Reina del Adriático parece apenas un reflejo de su sombra, con las góndolas varadas y cubiertas e incluso languideciendo en los fondos fangosos de los canales vacíos.

Las aguas en retirada han causado que las góndolas no hayan podido navegar por los elegantes canales de la ciudad

Es el tercer año consecutivo en que los canales de Venecia se han quedado sin agua, a pesar de ser propensos a fuertes inundaciones varias veces al año.

Los sótanos y las plantas bajas en gran parte de Venecia se inundan con frecuencia cuando ocurre el fenómeno ‘acqua alta’ (agua alta), lo que obliga a los residentes y visitantes a ponerse botas de goma altas y utilizar pasarelas elevadas.

Hace dos años, los niveles de agua llegaron hasta 70 centímetros por debajo de los niveles normales, lo que redujo el transporte en góndola durante gran parte del día.

Sin embargo, en 2003, se inició un proyecto de ingeniería para evitar las inundaciones y elevar las compuertas móviles para separar la laguna del mar Adriático cuando el agua es demasiado alta.

El problema era tan grave que en muchas casas antiguas, las antiguas escaleras utilizadas para descargar bienes, estaban inundadas y las antiguas plantas bajas eran inservibles.

Los estudios indicaron que la ciudad se está hundiendo a un ritmo de 1-2 mm por año.

A pesar de todas estas amenazas, el turismo a la ciudad romántica continúa en ascenso, pero el tamaño de la población continúa disminuyendo.

Desde 1951, la población de Venecia se ha reducido constantemente de 175,000 a aproximadamente 55,000 habitantes.

Los altos precios causados por el auge del turismo, la erosión de los edificios laterales del canal y la logística de una ciudad sin automóviles han sido los culpables de la caída del número de residentes.

Muchos venecianos ahora viven en la parte continental y viajan a la ciudad histórica, generalmente para trabajar en el sector turístico.

Daily Mail / Express

Pero ahora esta nueva amenaza producida por este peculiar fenómeno lunar pareciera romper con los históricos de inundaciones y acabar con sus icónicos paisajes de canales llenos de agua y sus góndolas repletas de turistas.

Esperemos que sea un fenómeno temporal y que no ocasione más estragos en la vida de los venecianos, que cada vez tienen más motivos para huir.

Comparte este impactante fenómeno en tus redes.