Ryan y Christy Beck son un matrimonio que llevaba varios años intentando formar una familia. Cuando Christy se dio cuenta de que ya estaba cerca de sus 40 años y no lograba quedar embarazada, decidió buscar ayuda ya que comenzó a sospechar que algo podía andar mal.

La pareja vive en la localidad de Richmod al este de Virginia, Estados Unidos.

Intentaron varios métodos como la inseminación intrauterina y el tratamiento de fertilización in vitro, pero a pesar de que estaban siendo ayudados por especialistas, no lograban el embarazo que tanto deseaban.

A pesar de que todo parecía muy difícil y ya habían gastado una enorme suma de dinero en los tratamientos de fertilización, decidieron intentarlo una vez más.

La fertilización in vitro puede llegar a costar hasta 15.000 dólares.

Para poder intentarlo de nuevo, debieron asumir una deuda, pero estaban dispuestos a hacerlo todo para lograr la familia con la que tanto habían soñado.

“Queríamos que funcionara así que usamos dos embriones para mejorar nuestra oportunidad”.

Fue así como después de muchos intentos Christy resultó estar embarazada de trillizos, de los cuales dos serían gemelos idénticos.

Fue un milagro. Pensé que nunca lograría tener hijos, pero los deseaba con locura”.

Sin embargo, no todo fueron buenas noticias. El embarazo múltiple podía resultar un riesgo para uno de los bebés; así que los médicos les recomendaron acabar con la vida de uno de ellos para asegurarse de que al menos dos lograran sobrevivir hasta el momento del parto.

“Nos dijeron que como los gemelos idénticos estaban compartiendo una placenta, podía suceder que uno de ellos no obtuviera suficiente sangre y que el otro obtuviese demasiada, poniendo en riesgo su vida”.

Esto fue un verdadero impacto para la familia, pero después de mucho pensarlo decidieron que harían todo lo posible para que los tres bebés llegaran sanos y salvo al momento del parto. Después de todo, para ellos era imposible elegir solo dos de ellos.

Siempre estuve muy nerviosa y no paraba de preguntar a los médicos si los tres seguían respirando, si se escuchaban sus latidos, y si tenían todas sus extremidades y sus dedos”.

Hiena Louca

No fue un embarazo nada sencillo. Christy debió enfrentar mucha dificultad para realizar cualquier movimiento y además tenía mucho dolor. Pero el 20 de abril llegó el momento del nacimiento, y en contra de todas las estadísticas los tres bebés nacieron completamente saludables.

“Cada día agradezco que estén en mi vida”.

Doctors told them to choose between abortion or risk of miscarriage: instead, they chose life 👶 👶 👶 ❤️

Doctors told them to choose between abortion or risk of miscarriage: instead, they chose life 👶 👶 👶 ❤️

Publicada por Daily Mail en Viernes, 28 de septiembre de 2018

Sin duda, no fue una situación nada sencilla para estos amorosos padres; pero lograron su cometido y ahora pueden celebrar en casa la llegada de sus trillizos milagrosos.

Te invitamos a compartir esta emotiva historia para celebrar que estos pequeños lograron nacer en excelentes condiciones.