¡Más vale tarde que nunca! Es el lema de este humide conductor de origen chino, quien tras años de haberse marcado una meta personal, se dijo a sí mismo que no descanasaría hasta que sus ojos la vieran hecha realidad.

Defintivamente, el mundo de los ganadores está hecho de ese ímpetu de no rendirse jamás y es lo que sobradamente este conductor, de nombre He, nos ha dejado como lección.

He cuenta que se ha dedicado durante años a ser conductor de autobús. Y como normalmente algunos pasajeros le dejaban monedas extras en el cambio, decidió empezar a guardar todos los céntimos, esa calderilla “inservible” que muchos desecharían al instante.

De esa forma fue almacenando día a día, año a año, una cantidad inimaginable de monedas que ya ni siquiera sabía dónde almacenar. Todo por un gran sueño, él deseaba firmemente poder comprarse algún día el auto de sus sueños, un BMW blanco último modelo.

Pero jamás pensó que lo que inició como un sueño quimérico algún día se convertiría en realidad

Y llegó el gran día en que He decidió acercare al concesionario de BMW con la impresionante cantidad de monedas para hacer el pago del vehículo.

Totalmente sorprendidos, los empleados del concesionario aceptaron el pago porque no tuvieron otra opción.

Pero tuvieron que acudir en ayuda de un banco cercano para que les facilitaran máquinas contadoras de monedas, así como cerca de 11 empleados que ayudaron en el conteo del dinero.

Los empleados del concesionario tardaron 10 horas en contabilizar los valiosos ahorros de He, que pesaban más de 900 kg en total.

He y sus amigos demoraron 4 días en preparar todo el pago, que ascendió a 150,000 monedas correspondientes a 70,000 dólares.

Un video revela el momento en que los empleados atónitos cuentan los ahorros de He, céntimo a céntimo:

Aunque no se reveló qué modelo exactamente haya sido el que compró He, se presume que fue un BMW blanco como él lo había soñado, según se ve en el video mientras relata la experiencia.

Youtube

La historia de He rápidamente se hizo viral y no es el primero que decide apostar por un futuro mejor a raíz del esfuerzo y el sacrificio por una vía honrada, actitud digna de ser aplaudida y tomada por muchos jóvenes de hoy como ejemplo.

Para quien decide cumplir sus sueños, no hay obstáculo que valga y He claramente puede sentirse feliz de haber cumplido una meta que años atrás parecía imposible de alcanzar.

Comparte esta inspiradora noticia con todos tus amigos y recuerda que quien no se deja vencer en la búsqueda por sus ideales, es el que al final del camino triunfa. Y no olvides reservar tus monedas, algún día te podrían salvar de un apuro.