Hay niños que lamentablemente deben enfrentarse a duras adversidades desde una edad muy temprana y por desgracia ese fue el caso de la modelo adolescente que cada vez gana más popularidad en Rusia.

Se trata de Liza Verbiskaya, una pequeña cuya historia ha conmovido a muchos hasta las lágrimas.

Esta historia tuvo lugar en la ciudad de rusa de Yaroslavl, al norte de Moscú.

Cuando era tan solo una bebé su madre la abandonó. La pequeña sobrevivió gracias a unos vecinos que escucharon a un bebé llorando día y noche. Las primeras veces que la escucharon sus vecinos no lo tomaron como algo fuera de lo normal, pero con el paso de las horas comenzaron a notar que el llanto duraba demasiado tiempo y que además la casa se veía con todas las luces apagadas y sin señal de que hubiese alguien adentro.

Liza tan solo había cumplido sus primeros doce meses de vida cuando fue abandonada.

Llamaron a la policía y cuando las autoridades llegaron allí notaron que la casa estaba completamente vacía. Su familia se había mudado, se habían llevado absolutamente todos los muebles y habían dejado allí a la pequeña bebé que necesitaba atención médica.

Tras algunas investigaciones se dieron cuenta de que se trataba de Liza Verbistskaya, pero no lograron dar con ningún rastro de sus padres o de ningún otro familiar. La habían abandonado.

Según los exámenes médicos, la pequeña había pasado al menos dos días sin agua ni comida.

La pequeña estuvo varios días en el hospital mientras se recuperaba. Todo indicaba que había pasado allí al menos un par de días y su situación era delicada. Inna era una dulce mujer que casualmente se encontraba en el hospital y al estar cerca de la pequeña Liza comenzó a encariñarse con ella.

Inna estaba en el hospital mientras que uno de sus dos hijos recibía atención médica

Un día Inna se dio cuenta de que la bebé ya no estaba. Una vez que su salud se encontró estable la habían llevado a un orfanato, logró averiguar el paradero de la bebé y no dudó un segundo en adoptarla. Liza creció rodeada del amor de su madre adoptiva, quien la trató con el mismo cariño que a sus hijos biológicos.

La pequeña Liza tenía una fractura en su cadera cuando fue encontrada.

La pequeña siempre llamó la atención por su color de piel que era notoriamente diferente al de la mayoría de las personas de su ciudad, pero Inna siempre le explicó que no debía sentirse mal por eso. Al contrario, la apoyó en todo momento y, gracias a su particular belleza, cuando era adolescente ya se había convertido en una exitosa modelo.

Inna puso a Liza en clases de baile para que superara por completo su problema de la cadera.

Gracias a la fama que alcanzó, su madre biológica dio con su paradero y quiso comunicarse con ella. El encuentro tuvo lugar en un programa ruso llamado “Qué se diga” y allí aseguró que siempre había cuidado de su hija, pero que se la habían quitado sin su consentimiento. Zhanna, su madre biológica, quiere que Liza vuelva a formar parte de su familia.

Zhanna tiene otro ocho hijos que sí viven con ella.

A pesar de la enorme controversia, Liza ha decidido permanecer con la familia que le brindó tanto amor mientras crecía.

Permanece junto a su querida Inna y asegura que por ahora no planea tomar la decisión de retomar la relación con su antigua madre.

Liza fue nombrada como la “Niña Más Bonita de Yaroslavl”

Hefty

Sin duda se trata de un caso que da mucho de qué hablar. Esperamos que la pequeña Liza siga teniendo una carrera exitosa y siempre valore a quienes tanto amor le brindaron en los momentos más difíciles.

Este caso ha generado un polémico debate en las redes, compártelo y déjanos saber tu opinión sobre la conducta de la madre de la joven.