El pequeño niño Cooper Brooks debió enfrentar la terrible pérdida de su padre el pasado mes de mayo. Desde entonces su vida ha dado un brusco giro, pero recientemente recibió un regalo muy especial de los amigos de su padre que hicieron que su primer día de clases fuese absolutamente inolvidable, y además, un recordatorio de lo especial que era su papá.

Cooper acababa de cumplir cinco años cuando perdió a su padre.

Christopher Brooks, era el padre de Cooper y de otros dos niños. Al momento de su muerte el hermano más pequeño de Cooper tenía tan solo nueve semanas de haber nacido. Era un dedicado bombero que trabajaba en el Departamento de Bomberos Voluntarios del Condado de Sullivan en Tennessee.

Parece que desde hace muchos años la familia guardaba un nexo muy especial con los bomberos, ya que cuando era muy pequeño su padre lo llevó a él y a su hermano gemelo en un camión de bomberos para su primer día de clases.

Christopher falleció cuando tenía 21 años de edad.

Desde entonces ese se convirtió en uno de los mejores recuerdos de Christopher y no paraba de comentar con su esposa que deseaba que eso se convirtiera en una tradición familiar, ya que esperaba poder brindarle la misma experiencia a sus hijos. Sin embargo, un terrible accidente en motocicleta le quitó trágicamente la vida y no pudo cumplir su anhelado sueño.

Nunca lo olvidó. Él esperaba poder tener esa hermosa experiencia también con Cooper”

Jessica, la esposa de Christopher se mostró feliz cuando los compañeros de su difunto esposo decidieron ayudarla a cumplir su sueño de que el pequeño Cooper fuese a la escuela de la misma manera que su padre.

En el Departamento de Bomberos aseguran que se han prometido cuidar de los hijos de sus compañeros sabiendo lo arriesgado de su trabajo.

Fue así, como el pequeño Cooper llegó a su primer día de escuela con una sonrisa de oreja a oreja. Lo llevaron allí en el enorme camión de bomberos, y además pudo posar sumamente feliz con los otros bomberos que tanto habían querido a su padre. El bombero Ty Wallace y el jefe Josh Kemp acompañaron a Cooper en el camión para asegurarse de darle la mejor experiencia posible:

“Todos en la estación nos sentimos tíos de Cooper. Ahora tendrá una familia muy grande. Siempre estaremos ahí para él”.

A través de este lindo gesto honraban la memoria del difundo Christopher y el enorme amor que siempre había mostrado por sus hijos:

Mi corazón se derritió cuando vi que el deseo de mi esposo se había vuelto realidad. Siempre supe lo mucho que esto significaba para él”.

Daily Mail

Este será un primer día de clases que el pequeño Cooper siempre recordará, y podrá comenzar esta nueva etapa en su vida teniendo muy presente a su querido padre.

Te invitamos a compartir esta noticia para celebrar el conmovedor gesto que los bomberos tuvieron con este pequeño.