La labor que realiza un doctor a la hora de traer un bebé al mundo es muy valiosa y respetada. Las futuras madres suelen tener una conexión muy cercana con el médico encargado de traer a sus hijos al mundo y la historia de este doctor es verdaderamente mágica y digna de admiración.

Imagina que acabas de tener a tu bebé, estás en la camilla, solo piensas en verlo por primera vez y durante unos minutos todos en la sala parto deciden cantarle a tu bebé la canción de cumpleaños. ¡Qué genial y bello momento!

El Dr. Andrew trabaja en el hospital Magee-Womens, hospital de UPMC. Donde ha ayudado a traer a muchos bebés al mundo; pero lo realmente interesante del Dr. Andrew es la técnica que usa, por la que es conocido como “el doctor cantante”.

Este doctor es famoso por darle a los bebés una particular bienvenida al nacer ya que, junto con su equipo médico, canta una canción al recién nacido.

Me gusta cantar”, dice el Dr. Andrew con una gran sonrisa.

A veces les canta la canción de “Feliz Cumpleaños” y otras “It’s a Wonderful World”, “Es un mundo Maravilloso” por su título en español. Una hermosa tradición que muchas madres realmente aprecian y no solo le canta a los bebés de sus pacientes, también le gusta compartir su técnica con otras personas ingresadas en el hospital.

Esta peculiar tradición la heredó de un colega obstetra y ginecólogo con el que había trabajado, quien también lo hacía. Cuando ese amigo suyo decidido retirarse, el Dr. Andrew decidió que también les cantaría a todos los bebés que ayudara a traer al mundo y así lo ha hecho desde entonces.

Cuando le canto a los bebés pienso que le estoy cantando a una persona importante para el futuro”, dice el Dr. Andrew orgulloso.

Relay Hero / Youtube

Es bien conocido que poner música clásica mientras el bebé aún está dentro del vientre de su madre lo estimula y ayuda a tener un mejor desarrollo, pero no cabe duda de que la técnica del doctor cantante les regala no solo a los bebés sino a los padres una experiencia inolvidable.

Esta historia nos recuerda que algo que puede parecer pequeño y que no nos quita mucho tiempo puede ser de gran importancia para las demás personas, con algo tan sencillo podemos alegrarles el día e incluso dejarles un recuerdo que conserven para toda la vida.

¿Te gustaría recibir de esta manera a tu bebé? Seguramente sí, ¡compártelo con todos tus amigos!