Dos perros infinitamente leales, solidarios e incondicionales, insistieron en subirse en la ambulancia en la que iba su dueño inconsciente. Jamás dejarían solo a su humano, y llegarían hasta las últimas consecuencias con tal de mostrarle cuánto lo amaban.

Los paramédicos del Servicio Móvil de Emergencias (Samu), de la ciudad de Bauru, en Brasil, fueron alertados de un hombre en peligro que estaba tendido en el suelo. Pero no imaginaron que contarían con dos criaturas más, atrevidas y decididas, «invadiendo» la ambulancia.

Dos perros «invadieron» la ambulancia para acompañar a su dueño hasta el hospital

perros

El hombre que estaba sufriendo convulsiones cuando fue encontrado por los profesionales del SAMU, fue identificado como José Antônio Pereira, de 47 años, y se dedica a recolectar desechos reciclables.

Aunque es un hombre de muy pocos recursos, él no está solo en la vida. Tiene la fiel compañía de sus perros, Bob y Chiara, que lo aman por sobre todas las cosas. De eso dieron fe los paramédicos al presenciar la más conmovedora escena.

Bob y Chiara no tenían la menor intención de dejar de lado a su mejor amigo.

Después de que subieron al hombre a la ambulancia, los dos perros hicieron lo mismo. Y se negaban a dejar solo a su dueño, simplemente no era algo negociable.

Los paramédicos, realmente impactados por la fidelidad de los canes, se vieron obligados a informar a sus superiores que «bajarlos sería imposible y que toda la pandilla viajaría junta al hospital».

Según Patrícia Iolanda Antunes, jefa de Enfermería del SAMU, en Bauru, la conductora Josyane Plana y la técnica de enfermería María de Lourdes Pereira, encontraron al hombre aún en el suelo y un poco confundido. Pero no pudieron acercarse al paciente porque sus perros, Bob y Chiara, amenazaban a cualquiera que se acercara al hombre.

“El equipo ni siquiera intentó dejarlos afuera.
Temían que empezaran a correr detrás de la ambulancia. Así que Preocupados por la vida del paciente y los perros [si los hubieran dejado solos]… el equipo decidió no separar a los amigos”, escribió Patrícia Iolanda, en una publicación viral.

«Los rescatistas me llamaron a nuestro grupo interno, enviaron una foto de los perros dentro del vehículo, y dijeron que si alguien se quejaba, no tenía más remedio que transportar a los animales con el paciente. También justificaron que, de no ser así, los perros podrían correr tras la ambulancia y ser atropellados», explicó Patricia.

Posteriormente, el equipo del SAMU llamó al médico-regulador del servicio para justificar la decisión y los rescatistas dijeron que los animales no abandonarían al hombre. Afortunadamente, el médico aprobó la decisión de la pareja.

Entonces, todos, dueño y perritos cabalgaron juntos hasta el hospital

Pero la lealtad mostrada por los perros no terminó con la llegada del paciente al hospital. Debido a que José Antônio tuvo que pasar la noche en observación, Bob y Chiara se acostaron en la puerta de la sala de emergencias esperando a que su dueño se recuperara. Y lo harían eternamente, se hiciera falta.

La paciente vigilia de los perros duró toda la noche. Pero finalmente, sus corazones se tranquilizaron.

Al día siguiente, afortunadamente el hombre fue dado de alta. Y los fieles amigos pudieron respirar tranquilos al reunirse nuevamente con su humano favorito. Para ellos, sin duda valió la pena la espera, y todo lo que hicieron para mostrarle su amor.

«Si esto no es amor… No sé lo que es. Felicitaciones equipo. Eso es respeto por la vida del prójimo. Esto es SAMU», se lee en la publicación.

“Trabajamos al límite entre la vida y la muerte, tenemos que ser técnicos, pero no podemos dejar de ser humanos. Creo que el hecho de que tengamos dos mujeres en este equipo fue fundamental en este episodio, lo que refuerza el proceso de humanización que estamos buscando. Las mujeres somos más sensibles ”, concluyó Patricia.

Todos los días, los profesionales de la salud se ocupan de cuestiones de vida o muerte. Pero en este caso, lo que mandó fue el corazón.