Las redes sociales nos ofrecen la posibilidad de mantenernos informados sobre cualquier acontecimiento con inmediatez sin importar la distancia, nos permiten compartir contenido con nuestro entorno y también son una ventana para hacer denuncias públicas.

Recientemente, gracias a un mensaje que publicó a través de su perfil de Twitter, un hombre salvó a 26 niñas de una presunta red de trata de personas.

“En mi vagón hay 25 niñas, todas menores, algunas de ellas están llorando y todas manifiestan sentir miedo”, escribió el pasajero.

Con ese mensaje alertó a las autoridades de la India incluyendo al primer ministro Narendra Modi.

En su mensaje agregó que las menores parecían encontrarse secuestradas por el director de una red de trata de personas, informó que se encontraba a la altura de Hari Nagar.

“Mi próxima parada es Bagaha y después Gorakhpur. Ruego que las ayuden”, escribió el hombre.

Dirigió la denuncia a los ministros de Ferrocarriles a nivel federal y regional y a la oficina del primer ministro de la India.

Media hora después, recibió una respuesta del Departamento de Policía de su estado quienes agregaron en su mensaje: “Para información y acciones necesarias”.

Luego recibió un mensaje para notificarle que el jefe de la policía estaba al tanto del caso.

El hombre se encontraba en el vagón cuando irrumpieron agentes de policía vestidos de civil e intervinieron en la zona donde se encontraban las menores. Exactamente eran 26 niñas acompañadas por dos hombres de 22 y 55 años quienes fueron detenidos por los agentes de la policía.

Las presuntas víctimas de trata de personas eran del mismo distrito en un estado cercano.

Cuando los agentes las interrogaron, no supieron responder nada convincente, así que las entregaron al comité de bienestar infantil para que la institución se hiciera cargo de ellas.

Desde que se difundió este caso, los medios de comunicación de la India expresaron su admiración por la acción del pasajero al alertar a las autoridades la situación de peligro en la que percibió que se encontraban las menores con edades comprendidas entre 10 y 14 años.

Twitter

El estado emocional de las niñas y que estuvieran acompañadas solo por dos hombres despertó sus sospechas y decidió denunciar a la policía.

Aunque hasta el momento no se ha confirmado el delito, de ser cierto, compartir su angustia a través de Twitter cambió el destino de las menores e impedirá que otras estén expuestas a ser víctimas de redes de trata de personas.

No podemos ser indiferentes si vemos a otras personas vulnerables o en peligro a nuestro alrededor. Comparte esta noticia.