Aunque un perrito tenga la «suerte» de vivir bajo un techo, y unos humanos a los que ame con todo su corazón, tristemente eso no garantiza nada.

En el caso de este hermoso cachorro, mezcla de labrador retriever, fue todo lo contrario. Tuvo que sufrir en manos de quienes debían ofrecerle protección y amor.

Encontraron al triste perrito atado a una banca del parque junto a una nota devastadora

perrito

Los rescatistas de Mascotas Coyoacán, en Ciudad de México, recibieron un llamado para ir a auxiliar al cachorrito abandonado, pero realmente no se hacían una idea de lo que estaba escrito a mano en ese papel, ni la escena con la que se toparían.

Al pequeño perrito de 7 meses llamado Max, le habían dejado algo de alimento y agua, pero el pobrecito estaba demasiado asustado. Es por eso que en un inicio se mostró un poco agresivo con quienes quisieron ofrecerle ayuda, en parte por todo su violento pasado.

Al parecer, la persona que decidió dejarlo de ese modo tan desgarrador, prefirió que otros ángeles acudieran en su rescate, antes que seguir permitiendo que lo maltrataran tanto en su hogar.

La carta se titulaba así: «Hola, por favor adóptame. Max». Y decía lo siguiente:

«Por favor, te pido que adoptes a este perrito y lo cuides muy bien. El dejar aquí a mi perrito me duele mucho, pero tomé la decisión de dejarlo porque mis familiares lo maltrataban y siempre me dolía verlo en esas condiciones. Así que si lees esto y te tientas el corazón, por favor adóptalo y cuida muy bien de él, si no por favor deja la nota en su lugar para que otros la lean y lo adopten. Gracias».

Los rescatistas quedaron con los ojos humedecidos al imaginarse cómo tuvo que haber sido el calvario de Max en manos de su propia familia.

Como el perrito insistía en mostrarse a la defensiva, tuvieron que pedir ayuda a un adiestrador de perros para que les diera consejos de cómo ganarse su confianza. Se valieron de guantes protectores para así evitar cualquier accidente, mientras con mucha paciencia y amor, trataban de hacerle entender que estaban allí para ayudarlo.

Cuando finalmente lograron desamarrarlo, lo llevaron de inmediato al refugio. Como querían ofrecerle una verdadera segunda oportunidad en la vida, para dejar atrás su oscuro pasado, decidieron rebautizarlo como Boston.

«Ya no se va a llamar Max, como se lee en la nota. Le espera una nueva vida sin vestigios de su vida pasada de maltrato y abandono. de ahora en adelante, sólo amor en la vida de Boston», explicaron sus héroes.

En cuestión de pocos meses, Boston se había transformado en un auténtico ser de luz. Ya no quedaba rastro de ese perrito arisco, todo lo contrario: se convirtió en el peludito más cariñoso, sociable y amante de cualquier humano que se cruzara en su camino.

Boston es absolutamente energético, adora las caricias, que le rasquen la barriguita y sentirse amado de verdad.

Es una prueba más de que los animalitos son la cosa más hermosa de este mundo, y que si los tratamos con amor, sólo sacaremos de ellos lo mejor.

Sin embargo, el pobrecito tuvo que sufrir todavía en la vida. Cuando pensaron que habían encontrado a la familia perfecta para él, en cuestión de UN DÍA fue devuelto al refugio porque exigía tiempo y educarlo un poco, y se cansaron de él. ¡Cuánta maldad!

Boston es el perrito más querendón, ¿Cómo pudieron abandonarlo de nuevo?

Ahora el refugio no para de difundir en las redes, su historia que dio la vuelta al mundo, para lograr tocar el corazón de otra familia de verdad que no le vuelva a romper el corazón.

Boston es un perrito que con 2 años de edad no ha podido todavía encontrar el hogar que merece. Crucemos los dedos para que pronto esta historia llegue a esa familia ideal que quiera acogerlo para siempre.