El Papa Francisco recibió un regalo de parte de la reconocida marca de automóviles de lujo Lamborghini, se trata de un auto modelo huracán de color blanco que fue donado especialmente para el máximo Pontífice.

Pero el Papa no quiso usarlo como su medio de transporte habitual para mantener la sencillez que le ha caracterizado y anunció que el auto sería subastado.

Así que el Papa Francisco estampó su firma en el capó del vehículo para que quien lo reciba pueda disfrutar de un recuerdo suyo, después de bendecirlo, dejó su firma.

El dinero recaudado en la subasta será destinado, según anunció el Papa, a reconstruir los sectores cristianos Iraq que han sido completamente devastados por actos de violencia perpetrados por el ISIS.

El CEO de la prestigiosa compañía del sector automovilístico, Stefano Domenicali, entregó personalmente el ejemplar al papa.

El vehículo logra alcanzar una velocidad de 300 kilómetros por hora, es de color blanco y tiene detalles en oro amarillo, que fueron pensados especialmente para combinar con las tonalidades de la institución del Vaticano.

En Italia, este auto, que salió al mercado en 2014, tiene un costo mínimo de 185 mil euros, lo que equivale a 219 mil dólares.

Pero el ejemplar fabricado exclusivamente para el Papa podría alcanzar una cifra mucho más alta.

Se pudo conocer que el auto será subastado en Sotheby’s, y ellos entregarán el dinero recaudado al Papa Francisco.

Cuando eso ocurra, la Santa Sede financiará la reconstrucción de la Planicie de Niníve en la guerra de Irak, que está bajo el dominio del autodenominado Estado Islámico desde hace años y que fue destruida por la guerra.

La ayuda se canalizará a través de varios proyectos de la Fundación de derecho pontíficio Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Además, con el dinero recaudado en la subasta, financiarán otros proyectos para ayudar a las víctimas de la trata de personas y la prostitución a través de la Comunidad Papa Juan XXIII y otras organizaciones italianas que trabajan en África, y amigos de Centroáfrica.

El director de ACN Italia, Alfredo Mantovano y Alessandro Monteduro, estuvieron presentes en la donación del auto y uno de ellos declaró: “Hemos agradecido al Santo Padre y hemos asegurado que daremos un profundo sentido a su regalo de traer a miles de cristianos más regresando a Nínive.

El objetivo de la iglesia es garantizar el regreso de los cristianos al lugar de donde se vieron obligados a huir porque no hay forma de sobrevivir en medio de tanta violencia.

Es necesario reconstruir las viviendas de Nínive, reestablecer los servicios públicos y reconstruir los lugares de culto afectadas.

La subasta del auto será realizada el próximo 12 de mayo de 2018, el costo del Lamborghini Huracan LP 580-2 es de 203.000 euros. Posiblemente el precio se duplique.

Esta no es la primera vez que el Papa recibe automóviles donados, en 2014, Kia Motoros donó dos autos que fueron utilizados como papamóviles.

ACI Prensa

También, recibió un Renault 4 con 300 mil kilómetros, del año 1984 como un obsequio del sacerdote Renzo Zocca, de 70 años, quien lo usó casi durante todo el período de 25 años en el que fue párroco del barrio obrero de Saval en Verona.

¿Qué te parece? ¡No te vayas sin compartir esta noticia con tus amigos!