Mariah Kay, de 3 años, desapareció misteriosamente en California del Norte mientras dormía en su residencia, el último en verla fue la pareja de su madre quien aseguró que la encontró despierta a la media noche y le dijo que se durmiera. Puedes recordar la noticia aquí. 

A la mañana siguiente, el pasado 26 de noviembre, la pequeña no estaba en su habitación y desde entonces denunciaron a las autoridades la desaparición de la menor, iniciando un gran despliegue para el operativo de búsqueda donde participaron agentes de la policía, del FBI y muchos voluntarios.

Pero lamentablemente no había resultados de la búsqueda, así que las autoridades presumieron que la pequeña había fallecido y empezaron a centrar la búsqueda en un riachuelo y en un vertedero del área de New Hanover.

Después de encontrar indicios, las autoridades detuvieron a Earl Kimrey, de 32 años, la pareja de, Kristy Woods, la madre de la pequeña en Jacksonville.

Le impusieron una fianza de un millón de dólares, al no poder pagarla, permanece bajo arresto por cargos de encubrimiento de muerte y obstrucción de la justicia.

Las autoridades encontraron “artículos de interés” que fueron enviados a un laboratorio de la agencia en Virginia y que serán revisados junto a otros objetos que hallaron más de 700 voluntarios que participaron en la búsqueda.

La madre de la menor declaró en días pasados entre lágrimas que quería que “le devolvieran sana y salva a su hija”.

Lamentablemente, el pasado sábado, un grupo de buceo halló restos humanos en el riachuelo del condado de Pender, y según información de Shelley Lynch, una oficial del FBI se trata del cadáver de la pequeña Mariah Woods.

El hallazgo se produjo a unos 40 kilómetros del domicilio de la pequeña.

“Muy entristecidos informamos que hemos recuperado los que creemos podrían ser los restos de la pequeña Mariah Woods. Todos manteníamos la esperanza de un mejor resultado. Hemos notificado a la familia”, informó Hans Miller, el Sheriff del Condado de Onslow a los medios de comunicación.

Trasladaron los restos a la Oficina del Médico Forense donde serán examinados para comprar que se trata de la menor desaparecida.

Las autoridades alegan que el padrastro de la menor presuntamente abusó sexualmente de ella antes de su muerte. De acuerdo a la información de un testigo que vivía cerca de la casa rodante donde habitaba Mariah con su familia, vio cómo Earl Kimrey colocaba su “pene en la boca” a la pequeña Mariah.

La información está en los informes del Servicio de Protección Infantil, quienes aseguran que la madre de la pequeña conocía los abusos que su pareja le propinaba a su hija.

Kimrey, presuntamente es adicta a la metanfetamina y maltrató a los hermanos de Mariah, de 5 y 10 años, golpeándolos con un cinturón, y agrediéndolos en el rostro.

La madre de la menor fue acusada por hurto, allanamiento de morada y posesión de bienes robados. Mientras que él fue acusado de robar en una residencia de Jacksonville entre las 11:00 del domingo y las 3:30 am del pasado lunes. Los cargos que presenta datan del 2002.

Daily Mail

Se pudo conocer que el padre biológico de los niños ha luchado durante años por tener su custodia exclusiva.

Cuando supo de la desaparición de Mariah, enseguida sospechó de Earl, alegó que si alguien entró a la casa para secuestrar a la niña ella debió haber llorado o gritado, pero nadie escuchó nada.

“’¿Nadie escuchó nada? Cuatro personas en la casa, dos adultos y dos niños, ¿alguien acaba de acercarse, le arrebata al bebé y se va?”, comentó. Ahora, desconsolado, exige la custodia de sus otros dos hijos.

Es lamentable lo que pasó, ningún niño merece tanto sufrimiento. Comparte esta devastadora noticia.