“Están solos, se van a morir, la madre los dejó, por favor hagan algo”, fue el ruego desesperado de la abuela que pedía que rescataran a 5 hermanitos a quienes su madre abandonó, en medio de la lluvia y el frío, a su suerte.

El hijo mayor tenía apenas 12 años de edad, los demás tenían 7, 6 y 3 años, y había un bebé de tan solo 10 días de nacido.

Los pequeños fueron encontrados tal como lo decía su abuela paterna: descalzos y llenos de picaduras de insectos, en una humilde casa en medio de un descampado selvático, en la comunidad de Punta Lara, en Argentina.

“Cuando llegamos el bebé estaba cubierto de moscas y de hormigas”, dijo Silvana Acuña, una de las tres policías que participó del operativo de rescate.

Silvana Acuña, junto con el oficial Marilyn Campos y la oficial Yanina Amengual, se presentaron en el lugar tras el llamado de auxilio, y lo que encontraron les dejó sin palabras.

Al parecer, se trataba de un lugar semi abandonado, era una vivienda precaria a semi construir, con un balcón expuesto a más de dos metros de altura, donde se encontraban los menores. 

Puedes ver la desgarradora escena que encontraron los oficiales al llegar a la vivienda abandonada haciendo clic aquí.

Cuando los pequeños fueron interrogados, contaron que sus padres los dejaron ahí al cuidado del hijo mayor, de 12 años, varias horas antes de que llegaran los oficiales.

Además, encontraron que los niños se morían de hambre y de frío y no tenían ningún tipo de alimento. Cuando las autoridades les dijeron que se abrigasen, advirtieron que “no tenían ningún tipo de abrigo, ni mantas, ni calcetines y sus zapatillas se encontraban mojadas”.

Después de encontrarse con ese panorama desolador, entonces los llevaron a los niños a la Comisaría del Menor y la Familia, y posteriormente al hospital, para someterlos a evaluaciones médicas y comprobar su estado de salud.

Inmediatamente, las autoridades iniciaron la búsqueda de los padres, y finalmente estos se presentaron en el Centro Hospitalario, advertidos por sus vecinos quienes les contaron de todo el operativo policial que se había levantado.

Se dio a conocer que los padres de los menores se dedican a ser vendedores ambulantes en trenes. Y cuando se le preguntó a la madre sobre la causa por la que había abandonado a los niños, ella alegó que había ido a buscar una tarta para festejar el cumpleaños de uno de sus hijos.

A pesar de la deprimente escena que se encontraron, afortunadamente se descubrió que los niños no presentaban signos de violencia, ni desnutrición. Por lo que la Comisaría concluyó que no era un caso de abandono premeditado, pero sí de una terrible negligencia.

Además, se supo que aparte de los cinco pequeños “abandonados”, hay otros 2 hermanos más de 1 y 8 años edad, que no estaban en ese momento en la vivienda. Pero tristemente, de los siete, tan sólo tres asisten a la escuela.

Una situación posterior cuestionó la autoridad suficiente de los padres para hacerse cargo de los menores, ya que se reveló que los dos son adictos a las drogas. Y que, teniendo abuelos, nadie se ha hecho cargo de los niños como corresponde.

Por el momento, los niños quedaron internados, bajo custodia policial. Estarán a cargo de la abuela materna, hasta que la Unidad de la Protección de la Mujer y la Niñez resuelvan el mejor destino de los infantes.

LN

Es muy triste que niños tan pequeños tengan que conocer el lado más angustiante y desolador de la vida, y no encuentren al menos la protección y seguridad de quienes los trajeron al mundo. Afortunadamente, se encuentran bien ahora, y esperemos que su destino sea mejor que el que hubieran tenido si las autoridades no hubieran intervenido.

¡No dejes de compartir esta noticia con tus amigos! Que no haya un solo niño más que se le prive de sus principales derechos.