Es lamentable que algunas personas despiadadas se aprovechen de la vulnerabilidad de otras para herirlas y humillarlas incluso atentando contra su vida. La hija de Kirby Evans denunció que su padre fue víctima de un acto de crueldad que rompió su corazón.

Kirby tuvo que enfrentarse a una dura batalla contra el cáncer de piel, perdió su nariz y sus ojos a causa de esta enfermedad. Un día como cualquier otro, se dirigió a la tienda Forks Pit Stop en Walterboro, Carolina del Sur a comprar unas rosquillas y una bebida.

Pero la gerente del lugar se acercó a él y le pidió que fuera a su oficina, no le permitió sentarse a consumir lo que había comprado y lo obligó a marcharse. Le dijo que no podía estar ahí por su aspecto.

Le pidió que cubriera su rostro o que se fuera porque podría asustar a otros clientes.

Agregó: “¿Cómo puede una persona comer algo con la cara tapada?”, exclamó su hija indignada, quien compartió en su perfil de Facebook lo que había ocurrido.

“Se fue y se fue a casa llorando para contarme lo que había pasado. Mi padre es un sobreviviente de cáncer, perdió su ojo y su nariz por esta horrible enfermedad. No puede evitar vivir con los estragos que causó el cáncer en su cuerpo”, dijo Brandy.

Explicó que Kirby sufría carcinoma de células basales y no puede pagar la cirugía reconstructiva para mejorar la apariencia de su rostro, tampoco puede cubrir su ojo con un parche porque es muy sensible.

La gerente fue identificada como Donna Crosby, quien se ha convertido en blanco de críticas en las redes, millones de personas han expresado su rechazo al comportamiento que tuvo contra el señor de 65 años que visitó la tienda que dirige.

abcnews4

La hija de Kirby denunció el maltrato que sufrió su padre y alegó: “El cáncer no discrimina”.

Después de publicar el incidente en su perfil de Facebook abrió una campaña en GoFundMe para ayudar a su padre a mejorar su calidad de vida. La solidaridad se ha hecho presente, muchas personas han colaborado logrando recaudar más de 70.000 dólares.

Hello every one! I wanted to make a quick post about the Forks Pit Stop here in Walterboro, S.C. On 10/8/2018 my…

Publicada por Brandy Evans en Martes, 9 de octubre de 2018

Detrás de este caso de discriminación hay una valiosa lección para todos, necesitamos promover la empatía, la comprensión por el dolor del otro y especialmente no juzgar a nadie por su apariencia.

No hay justificación alguna para rechazar a nadie por su condición, lo que hizo la gerente de la tienda es repudiable y no debería suceder jamás. Todos podemos alzar la voz por un mundo más justo y respetuoso, compártelo.