La imagen de un hombre que cruza un río mientras lleva a un niño en el interior de una bolsa plástica se ha hecho viral emocionando a miles de personas y ha generado muchos comentarios en las redes.

La escena ha causado conmoción, se trata de un hombre que utiliza el único método viable para trasladar cada día a varios niños a la escuela sin que se ensucie ni tenga riesgos para su salud.

Introducir a los niños en el interior de una bolsa plástica es una práctica común en una aldea rural de Vietnam, cada día, los menores viajan dentro de la bolsa para cruzar al otro lado del río y llegar secos a la escuela.

El río tiene 20 metros de largo, está ubicado en el pueblo de Huoi, durante la época de lluvias los residentes se ven obligados a usar este mecanismo para que los niños no dejen de asistir a clases. El trayecto dura muy pocos minutos y garantiza que los menores no se mojen.

Presuntamente, hay un puente que les permite cruzar durante el verano, pero las lluvias hacen que la corriente de agua aumente igual que el nivel del agua.

El puente no logra resistir, y la corriente no permite el uso de la balsa que normalmente se usa para cruzar un río. Los padres no tienen otra opción que contratar los servicios del hombre que se ofrece a trasladar a los pequeños.

Los padres esperan a un lado del río mientras el hombre envía a sus hijos al otro lado nadando.

Pero ese no es todo el trayecto para llegar a la escuela, después de cruzar el río deben caminar hasta 15 kilómetros para llegar.

En la localidad se intensifican las lluvias desde junio hasta octubre, pero nada es un impedimento para que estos pequeños logren prepararse académicamente.

A pesar de sus precarias condiciones luchan por hacer valer los derechos de los niños sin privarlos de uno tan importante como la educación. El Estado debería ofrecerles a los ciudadanos la seguridad necesaria y la garantía de que todos puedan ser escolarizados sin complicaciones.

Para muchos resulta admirable la perseverancia de los padres que a pesar de las adversidades se esfuerzan para darles a sus hijos las mejores oportunidades.

No te vayas sin compartir este emotivo caso, y la próxima vez que tengas una queja o excusa recuerda cómo viajan a clases los niños de esta aldea.

Te recomendamos