Tristeza, dolor y consternación se vivió el pasado domingo en San Juan, Puerto Rico, cuando apareció la infausta información de la trágica muerte de una bebé al caer al vacío desde una altura de 11 pisos,  a través de una ventana del crucero Freedom of the Seas, de la compañía Royal Caribbean, que se encontraba atracado en esos momentos en el Puerto de la capital puertorriqueña.

Chloé Wiegand tenía 2 años y medio de edad

La pequeña, quien se encontraba en brazos de su abuelo, Salvatore Annello, fue identificada como Chloé Wiegand, de año y medio de edad. Aparentemente y por causas que aún se investigan, la menor se resbaló de los brazos del hombre y su cuerpo cayó al vacío impactando contra el muelle, lo que causó su muerte instantánea.

Kimberly Wiegand la  madre de Chloé, con ella en brazos en una amorosa escena

El horror y la desesperación se confundieron en un solo grito de dolor de Kimberly Wiegand, la  madre de Chloé, quien después del suceso yacía inconsolable junto a Alan Wiegand, su esposo, un policía. La familia es oriunda del estado de Indiana, en Estados Unidos.

Kimberly y Chloé antes del terrible accidente

Por su parte, las autoridades se pronunciaron ante tan terrible hecho en la voz del Secretario de Seguridad Pública del Gobierno de Puerto Rico, Elmer Román, quien se mostró muy afectado por el incidente.

Aseguró que se están investigando las causas por las cuales el abuelo de la bebé la sacó por una ventana, para luego perder el control y soltar a la niña. No se sabe todavía la razón de la conducta del hombre mayor.

Chloé con sus abuelos

“Viajaban con la niña sus abuelos paternos y maternos”, precisó Román, que se desplazó personalmente al Puerto de San Juan para conocer de primera mano el estado de la situación.

En la imagen puedes ver la embarcación donde viajaba toda la familia y la altura desde donde cayó la pequeñita

Quienes somos padres sabemos que la tarea de criar a nuestros hijos no es nada fácil, eso es cierto. Pero también es cierto, que cuando se asume la responsabilidad de ser padres, hay que cuidar en exceso a ese nuevo ser que se ha traído al mundo.

El caso anterior nos demuestra cómo lamentablemente el mínimo descuido trae como consecuencia una brutal e irreversible tragedia que, de otro modo y con una mínima prevención, podría haberse evitado.

Kimberly y Alan los padres de Chloé

La vida de Chloé se apagó antes de tiempo dejando a su familia devastada. ¡Vuela alto pequeña!

Este trágico incidente ha conmovido a millones de personas, será muy duro para este abuelo superar tan complicado duelo. Compartamos un mensaje de solidaridad con la familia de la pequeña.

Te recomendamos