La imagen de una desesperada mujer ucraniana, al igual que los más de 40 millones de ciudadanos que intentan salir con vida del conflicto bélico, que está conmocionando a la humanidad  entera; ha tocado la fibra más sensible de millones en las redes.

Fue vista intentando huir a través de la frontera, cargando en hombros a su enorme perro, durante al menos 17 kilómetros.

El conmovedor y compasivo acto de la mujer en medio de un panorama desolador la ha convertido en una heroína

mujer

Se trata de Alisa, una bondadosa mujer y amante de los animales, quien justo un día antes de que estallara la guerra entre Rusia y Ucrania, perdió inesperadamente a su padre. Cuando todavía lloraba su partida, el conflicto armado en su país inició, dejándola totalmente desolada.

Aunque muchos de sus amigos empezaron a huir de inmediato de Kiev para salvar su vida, Alisa reveló a medios locales que ella y su esposo decidieron quedarse porque todavía tenían trámites pendientes relacionados con el entierro de su padre, y que por la situación, estaban siendo casi imposibles.

“Recolectamos casi todos los documentos, ordenamos un restaurante para una conmemoración, pero como la oficina de registro fue evacuada y no nos dieron un documento final, el crematorio se negó a aceptar a nadie”, dijo Alisa.

Finalmente, una empresa alemana para la que trabaja, logró ayudarla a huir hacia Polonia con su familia. Pero, sus 2 perros grandes son realmente como sus hijos. Así que marcharse sin ellos, simplemente no era opción para ella.

Tristemente, su esposo no pudo cruzar la frontera debido a su edad y la orden de movilización impuesta en el país. 

Si bien Alisa se aproximó lo más que pudo conduciendo su coche por más de 16 horas hasta un pueblo que queda a 140 km de Kiev, finalmente tuvieron que detenerse allí porque resultaba demasiado peligroso.

Relató que había muchos autos cerca de la frontera con Polonia y que ella y su familia no podían quedarse en el auto durante los “próximos tres o cinco días”, lo que los llevó a caminar los 17 km a las 4 de la madrugada, en un clima de menos siete grados.

El pastor alemán de 12 años, ya ancianito, luchaba para caminar pero el pobrecito se caía cada kilómetro, perdiendo fuerza para volver a levantarse. Alisa pidió ayuda a la gente, pero se negaron. Sólo le decían que eligiera, que si quería salvarse lo mejor sería dejar a los perros en medio camino.

“Pero nuestros perros son parte de nuestra familia. Mi perro ha vivido todos los momentos felices y tristes con nosotros”, recuerda Alisa.

“Al principio perdí a mi papá, y ahora dejo a mi esposo allí. Mi esposo es una gran parte de mí; es mi mejor amigo, asistente, consejero. Nuestro amor ilimitado es lo que me da fuerzas ahora”, explicó la mujer mientras se negaba a abandonar a su amado y anciano perro.

Los medios locales se hicieron eco del gran acto de amor de Alisa, que ha tocado tantos corazones:

La imagen de Alisa con su perro anciano a cuestas, sin darse por vencida, destila amor y abnegación. Es por eso que los comentarios para ella, no paran:

«Estoy sollozando. Aún más sorprendente para mí, es que en todas las fotos y vídeos que he visto, los perros parecen entender y se dejan llevar. No creo que pudiera levantar a mi niña de 39 kilos, pero no podría dejarla atrás», dijo una persona.

«He visto muchas fotos de familias que se van con sus mascotas (gatos y perros).
No es más que un increíble testimonio del amor y la bondad de corazón de los ucranianos», escribió otro usuario.

Afortunadamente, diversas organizaciones de rescate animal, como por ejemplo Underdog International, han logrado recaudar miles de euros para apoyar a las mascotas de los refugiados ucranianos que han ido llegando a países como Rumania y Polonia.

Clamamos de una vez por todas un cese a este duro conflicto que ha cobrado ya un saldo mortal de 2.000 civiles. Pero, es de agradecer y aplaudir que incluso en medio de todo haya ángeles como Alisa que hacen lo que sea con tal de no dejar de lado a sus mascotas, llevándolas en hombros si fuera necesario.