Alivia Stahl, de 9 años de edad, es el angelito y heroína de sus hermanos gemelos Xzavier y Mason Ingle, de 6 años, que juntos volaron al cielo el pasado 30 de octubre después de la peor tragedia por la que ha atravesado Estados Unidos desde el año 2016.

Los hermanos, que residían cerca de Rochester, en el estado de Indiana, se encontraban cruzando la avenida para llegar al autobús escolar que estaba estacionado en frente.

El conductor del autobús había encendido correctamente la señal que alerta al resto de vehículos de la presencia de un transporte que lleva niños, y por tanto, de la necesidad de reducir la velocidad de inmediato.

Sin embargo Alyssa Shepherd, de 24 años de edad, que venía del otro lado de la avenida, no fue capaz de ver la señal y en pocos segundos atropelló a los 3 hermanos, quienes fallecieron en el acto.

El autobús de la Corporación Escolar Tippecanoe Valley estaba detenido y había activado su señal de alto en una calle cerca de Rochester

El tío de los pequeños habló con los medios y relató que Alivia siempre había sido como una madre para sus hermanos, y así actuó hasta el último día de su vida.

“Ella los tomaba de la mano para cruzar al autobús todos los días. Y ella sostuvo su mano cuando fueron golpeados y parece que trató de protegerlos un poco. En una fracción de segundo que tuvo para pensar, ella decidió proteger a sus hermanos”.

La tragedia dejó devastados a sus familiares y allegados, especialmente a una hermana que se salvó del horrible accidente tras haberse quedado en casa porque tenía una cita médica.

Además de los gemelos, otro niño resultó herido de gravedad y fue trasladado de urgencia en avión al hospital, donde necesitará múltiples cirugías.

 Maverik Lowe, de 11 años de edad, quedó con severas heridas y fracturas

Los padres de Alivia y de los gemelos, así como los de Maverik, crearon páginas en GoFundMe para pedir ayuda a la comunidad.

Los padres de Maverik escribieron en la página de GoFundMe el desgarrador estado del pequeño, el único superviviente de la tragedia:

“Tiene todas las costillas rotas, fracturas en la rodilla, el brazo y la muñeca. Tiene la pierna con alfileres y varillas para mantenerla unida. Ya se sometió a una cirugía plástica para reconstruir su cara. Tiene discos dislocados en la columna vertebral. Es un niño muy fuerte. Las facturas médicas son elevadas, pero su madre no se irá de su lado. Ella necesitará toda la ayuda que pueda obtener para cubrir los gastos. Cualquier gesto se agradece. Por favor, ore por esta familia”.

Por su parte, los padres de los mellizos ya han recaudado más de 100,000 dólares para los gastos gracias a la página de GoFundMe. Pero ciertamente no hay dinero que les pueda devolver a sus 3 pequeños.

El testimonio del tío de los niños ha conmovido a miles de personas: “¡No fue un niño, fueron todos los niños!”

“No he visto llorar a los médicos en mucho tiempo. Fue desolador el momento en el que mi hermano tuvo que identificar a sus hijos. No podemos imaginar el dolor que él sintió hoy. Fue desgarrador. Todavía es desgarrador”, concluyó.

Unas calcomanías se crearon también para ser vendidas a través de Facebook y se promocionan con el hashtag #MAXSrong, Fuerza MAX (que son las iniciales de los 3 niños).

Por su parte Alyssa Shepherd, la conductora y madre de dos niños, fue detenida y acusada de tres cargos de homicidio imprudente y de un delito menor por no tener en cuenta una señal de alto y causar lesiones. Sin embargo, horas más tarde fue liberada por no poder probar que fue un homicidio deliberado.

Muchas personas han reaccionado con ira e indignación por la decisión del juez, especialmente porque se supo que Shepherd enseguida se reincorporó a su trabajo con normalidad como si nada hubiera sucedido.

Es una tragedia muy difícil de procesar, nadie puede realmente saber por lo que deben estar pasando estos padres. Y todo el camino que les queda hasta asimilar la injusta y precoz partida de sus pequeños. ¡Fuerza a toda la familia!

Comparte esta noticia para crear conciencia. ¡Basta ya de tanta irresponsabilidad a la hora de conducir!