En los últimos meses han surgido múltiples debates sobre la legalización del aborto, grupos de activistas se han pronunciado en contra de la medida.

Recientemente Christian Sharran Sutherland, una madre de Missouri, compartió las desgarradoras fotos de su bebé después de sufrir un aborto espontáneo para demostrar que estaba perfectamente formado en un intento para crear conciencia en aquellas mujeres que promueven la interrupción del embarazo.

Sharran, de 40 años, estaba embarazada de 14 semanas cuando perdió a su bebé, en el centro médico calificaron el cuerpo como un desperdicio médico, así que ella y su esposo Michael de 35 años, se lo llevaron a casa y lo almacenaron en el frigorífico durante una semana.

Después decidieron sepultarlo en su jardín, siguiendo los consejos del director de un tanatorio los hermanos del bebé lo enterraron en una planta.

En medio del dolor que sentía, quiso compartir las imágenes de su pequeño para demostrar que era un bebé formado a pesar de que medía 10,6 centímetros y pesaba 22,67 gramos.

En la publicación de Facebook que compartió la madre dijo: “¿Cómo puede una persona negar no solo la humanidad de mi hijo pequeño, sino también la de todos los bebés tan pequeños como él y matarlos de una manera tan horrible?”.

“Espero que al compartir estas fotos de mi precioso niño pueda hacer que otra persona que está considerando abortar decida que su hijo viva”, agregó.

Dijo que está agradecida por poder tener la oportunidad de dar a luz a pesar de haber perdido a su bebé que llamó Miran.

Relató que le negaron el derecho de darle un último adiós digno porque no lo consideraron legalmente un niño, de acuerdo a la legislación de Estados Unidos, un feto pasa a ser un bebé cuando cumple las 20 semanas.

“Mirándolo, sosteniéndolo en mi mano, compruebo qué tan bien formado estaba: es increíble. No podía día creer lo perfecto que era, sus orejas, su lengua, sus encías, sus labios, no lo podía creer” dijo Sharran.

“En esos libros de bebés te muestran diagramas de un bebé en el útero, mi hijo no se parece en nada que haya visto ilustrado, estaba impresionada. Solo necesitaba seguir madurando, creciendo y desarrollándose. Me dejó impresionada. Era un sentimiento increíble, es muy difícil de describir.

A pesar de que había muerto, me dieron la oportunidad de mantener a mi bebé conmigo”.

“Cuando una mujer pierde a su hijo por nacer, no puede llorar de la misma manera que una mujer que dio a luz a un bebé que muere después de nacer”, agregó.

Comentó además que generalmente cuando una madre pierde a su bebé antes de nacer es como si no pudiera hablarse de ese dolor, porque la mayoría de las personas no reconocen a ese bebé como un ser humano.

A Sharran los médicos le recomendaron que fuera sometida a un curetaje para cortar y extraer al bebé de su matriz después que comprobaron a través de una ecografía que su corazón no latía.

Pero ella no quería que su hijo fuera “despedazado”, así que pidió que le indujeran el parto para dar a la luz de forma natural.

Relató que se sintió enojada e indignada porque el médico llamó a su bebé “feto” y le planteó deshacerse de él como un desperdicio médico. Aunque que hacerle un funeral le parecía una medida extrema así que acordaron sepultarlo en una planta que cada vez que florecería le recordaría a su adorable angelito.

Aunque algunos usuarios de las redes cuestionaron la decisión de los padres de llevar al bebé a casa y conservarlo unos días en la nevera ella dijo que durante ese período pudo obtener las huellas de sus manos, tomarle fotos, sostenerlo y llorar mientras se despedía de él.

The Sun / Daily Mail

Confesó que cuando llegó el momento de sepultarlo no lo quería hacer: “Quería desenterrarlo y mantenerlo en mi nevera. No me importaba si la gente pensaba que era morboso, quería mantenerlo allí para siempre”.

Las fotos que compartió Sharran se hicieron virales, incluso una amiga suya después de verlas decidió no abortar a su hijo.

“No podía creer que influí sobre la decisión de alguien, lo esperaba, pero siendo de alguien tan cercano era increíble”.

Relató que pensó que si era la misión especial por la que su hijo Miran vino al mundo entonces que así sea. Comparte esta emotiva historia con tus amigos.