Hay situaciones en la vida de una persona que son tan emocionantes o divertidas, o por otro lado problemáticas como angustiantes, que necesitamos contarlas a alguien y qué mejor que hacerlo a nuestros seres queridos. Pero no hay nada tan decepcionante como cuando justamente quieres un poco de atención y te sientas frente a alguien que está absorto en su teléfono, sin reparar en que tú necesitas ser escuchado.

Y si eso le sucede a un niño, es indudable que la frustración es aún mayor. Es lo que le sucedió a la pequeña Alisa, de cuatro años de edad, hija del conocido rapero ruso Timati.

Se ve que la pequeña tenía algo muy importante que contarle a su padre, pero el rapero estaba atendiendo una llamada en su teléfono móvil. Sin embargo, como les suele pasar a los niños, que no saben de esperas, a Alisa se le estaba acabando la paciencia.

En un divertido video que después Timati lo compartió en su cuenta de Instagram, se puede ver cómo la pequeña insiste una y otra vez a su padre para ser escuchada, mientras él se relajaba en un paseo en yate en Saint-Tropez, en la Riviera francesa, junto a la niña y hablaba a la vez por teléfono.

En un momento, el padre deja en espera a la persona que está del otro lado de la línea para advertirle a la pequeña que debe esperar.

Pero para la niña fue suficiente, así que presa de la furia, no encontró otra solución más radical que gritar aún más fuerte y rápidamente tomar el teléfono de su padre en las manos.

Seguramente Timati pensaría que simplemente la pequeña quería un poco de atención y que haría eso para después devolverle el dispositivo.

Pero la verdad es que la astucia de la niña tomó por sorpresa al incrédulo padre, que en pocos segundos vio cómo la pequeña tomaba el teléfono y lo arrojaba inmediatamente por la borda.

Una veloz y radical decisión de la pequeña que ha causado furor en las redes después de que el video fuera publicado, qué sólo en Instagram ya tiene casi 6 millones de reproducciones en menos de 5 días.

😭😭😭

A post shared by Black Star (@timatiofficial) on

Incluso más curioso aún es la reacción del rapero, que miró a su hija en estado de shock antes de saltar para ver que su teléfono desapareció bajo el agua. Como si tuviera todavía una esperanza de recuperarlo.

Y la niña traviesa simplemente miró a su padre y sonrió como si realmente no hubiera pasado, pero su objetivo estaba cumplido: un poco más de atención.

Después de que Timati compartió el divertido momento con sus más de 12 millones de seguidores en Instagram, surgió una ola de comentarios en línea y algunos culparon a los padres de la niña por no haberla educado para que fuera más respetuosa con las cosas de los adultos.

Instagram / Timati Official

Sin embargo, otros pensaron que se trataba de un video montado y criticaron al rapero por haber utilizado a la niña para conseguir un minuto de gloria entre sus fans.

Después de todo, una gran lección para muchos padres obsesivos con sus teléfonos. Coméntanos qué te parece y compártelo con aquel que pienses que una lección así no le vendría nada mal.