El pasado sábado, una dolorosa tragedia sumió a los habitantes deRockbridge, Virginia, en Estados Unidos, y especialmente a los padres de Jennarae Goodbar, de 12 años de edad, quien perdió la vida junto a su perro, tras intentar perseguirlo cuando salió corriendo hacia la carretera.

Jennarae se encontraba en el patio delantero de su casa cuando Cash salió corriendo

La niña estaba entrenando a su perro, cuando de repente éste corrió rápidamente hacia la avenida, la Ruta 60, y la pequeña, para quien Cash era su adoración, no dudó en perseguirlo a través de la transitada carretera para salvarle la vida.

Lamentablemente, un automóvil venía a toda velocidad, y sin poder hacer nada para detenerse, atropelló a Jennarae y a su perro, y ambos murieron en el acto.

En ese momento, dentro de la casa se encontraba su padre y su hermano, y rápidamente se aglomeraron familiares, vecinos y desconocidos, que no podían dar crédito a la dolorosa tragedia.

Su madre, Donna Jean Stuples, reveló que Jennarae había comprado a Cash con sus propios ahorros y que literalmente “era su bebé, lo amaba mucho”.

También declaró que serán enterrados juntos en el servicio funeral que tendrá lugar el próximo 2 de noviembre. El hecho ha sido ampliamente difundido en las redes sociales y en los medios locales de Virginia, que ha dejado a toda la comunidad completamente devastada.

Donna creó una campaña en GoFundMe para pedir ayuda a todos los conocidos en el financiamiento de los gastos del funeral, y hasta el momento ya han podido recaudar más de 35,000 dólares.

Rápidamente, miles de personas han enviado numerosos mensajes de solidaridad y condolencias a la familia, puesto que Jennarae era una niña muy querida en su medio.

“Siempre será recordada como una niña dulce, enérgica, amante de los perros”, escribieron en Go Fund Me.

Otra persona dijo que había decidido donar en honor a sus perros: “Doné por el amor a mis perros. Daría mi vida por ellos. Esta hermosa niña y su mascota ahora están juntos para siempre”.

“Dios bendiga a todos los que conocieron y amaron a Jennarae. Cash era su amigo y compañero. Un amor tan profundo que nunca conoce un fin. Compartieron la misma pasión, es profundo en sus corazones. Una niña y su perro, nunca se irán”, escribió otra persona.

Por su parte, los compañeros de Jennarae en la escuela secundaria Maury River, al igual que su hermano, han quedado terriblemente afectados por la tragedia.  Por lo que recibirán la ayuda profesional que requieran para superar el vacío que deja la niña heroína que murió salvando la vida de su mejor amigo.

Facebook

Una investigación ha sido levantada por las autoridades para definir posibles responsables, pero ya nadie podrá devolverles la vida a estos mejores amigos.

Enviemos un mensaje de condolencia a la familia de Jennarae y Cash. ¡Paz a sus restos! Comparte esta noticia con tus amigos.