Los orangutanes son los segundos primates más grandes que existen en la actualidad, después del gorila. Desafortunadamente, la sed del hombre por conquistar el hábitat de estos grandes animales solo ha provocado que estén en peligro de extinción. Hace poco un orangután fue terriblemente lesionado al recibir múltiples balines, el indefenso animal quedó acurrucado en el suelo del bosque en la provincia de Aceh, Indonesia.

Los rescatistas calculan que el primate tiene aproximadamente 30 años.

Cuando le realizaron los exámenes correspondientes la radiografía reveló que su cuerpo estaba impregnado de al menos 74 balines de aire comprimido, incluyendo cuatro en su ojo izquierdo y dos en el derecho. Yenny Saraswati es veterinario del Programa de Conservación del Orangután de Sumatra (SOCP) y quien está al mando de su recuperación.

Saraswati y el grupo de voluntarios decidieron nombrar al orangután Hope “Esperanza”.

Todo el equipo de voluntarios trabajó fuertemente para salvar al orangután femenino, Esperanza fue sometida a una cirugía para reparar algunos huesos rotos, la intervención se realizó en el norte de Sumatra, Indonesia. Saraswati señala que desafortunadamente la orangután fue cegada por el ataque salvaje e inconsciente de los cazadores.

También tuvo varios cortes que quedaron abiertos, la clavícula rota y múltiples contusiones.

Desafortunadamente, este triste incidente dejó una victima letal, Esperanza fue encontrada por algunos aldeanos con su bebé de un mes casi inconsciente al lado de su madre, estaba muy deshidratado y presentaba un grave cuadro de desnutrición. Al llamar a los rescatistas estos llevaron a ambos animalitos a la clínica veterinaria, pero el bebé perdió la vida camino a la clínica.

     «Verdaderamente bárbaros son aquellas personas que les hicieron este horror. El orangután está actualmente bajo el cuidado de la BKSDA”.

Sapto Aji Prabowo es el representante de la agencia de conservación provincial Aceh, señala que la cría pereció por desnutrición, su madre estaba muy lesionada y no podía alimentarla. Esto es causado por el poder del hombre de querer dominar el espacio de los orangutanes, las industrias de aceite de palma, la tala y el papel reducen cada vez más el hábitat de la selva de éstos y otros animales.

El aceite de palma se está convirtiendo en el gran enemigo de los orangutanes.

El gobierno está tratando de ir tras quienes cometieron este terrible ataque, lamentablemente Hope está muy herida y aunque la intervinieron quirúrgicamente tiene otras lesiones que evitan que tenga una vida aparentemente normal en la selva.

En la cirugía la prioridad era reparar la clavícula y evitar el riesgo de infección que tenía, por lo que los balines fueron retirados posteriormente.

Un estudio realizado en el 2018 señala que el número de orangutanes ha bajado desproporcionalmente, todo por causa de las industrias de aceite de palma y papel que disminuyen su hábitat. Solo alrededor de 13.400 orangutanes permanecen en la naturaleza de Sumatra. Más de 100.000 orangutanes han perdido la vida desde 1999.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha catalogado esta especie en peligro crítico.

Nada justifica este tipo de ataques salvajes llevados a cabo por personas inconscientes, la vida de Esperanza y de muchos otros animalitos depende de nosotros. Juntos podemos hacer velar su derecho y buscar justicia ante tanta barbarie.

Tú también puedes hacer la diferencia compartiendo esta nota para que el mundo se entere que los orangutanes no están solos  y tienen nuestro apoyo incondicional.

Te recomendamos