Todos hemos realizado alguna acción impulsiva de la que luego podemos arrepentirnos, especialmente si se trata de una decisión que se toma porque estamos molestos con una persona. Pero Paulina Casillas Landers sin duda fue mucho más allá y realizó algo que pocas personas pueden imaginarse: se sometió a una operación para quitarse el ombligo y demostrar lo molesta que estaba con su familia.

Paulina vive en la localidad de Guadalajara al oeste de México.

Han pasado un par de años desde entonces y ahora Laurie se da cuenta de lo impulsiva que fueron sus acciones. Ha decidió explicarle a los medios que se trataban de años en los que tenía una relación sumamente difícil con su familia así que quería tratar de borrar cualquier tipo de conexión con ellos.

“Estaba muy molesta, quería cortar cualquier símbolo de unión con todos. Quería deshumanizarme de alguna manera simbólica y hacer algo controversial”.

La relación tan difícil que Laurie llevaba con su familia, especialmente con su madre, se debía a que no aprobaban su estilo de vida lleno de constantes tatuajes, piercings y cualquier procedimiento para transformar cada vez más su cuerpo.

“Siempre me han fascinado las modificaciones corporales. Hay algo muy trascendente en eso”.

Cuando se realizó la operación, Laurie tenía un novio llamado Daniel que se convirtió en su apoyo principal tras las duras controversias que debía enfrentar constantemente con su familia. Así que lo más sorprendente de la historia es que como símbolo de agradecimiento decidió regalarle su ombligo.

Lo puse en una bolsita con una nota que decía “Te amo”. Fue muy emotivo. Él lo ha guardado y lo hará por siempre ya que conoce su significado”.

Sin embargo, este controversial regalo se convirtió en un verdadero problema para la salud de Laurie. Asegura que no recibió ninguna indicación sobre cómo debía cuidarse así que la herida se le infectó.

Actualmente Paulina y Daniel ya no son pareja.

Se vio obligada a pasar días en cama y no podía levantarse, reírse ni realizar prácticamente ningún movimiento. A pesar de que ahora se ha curado, Laurie asegura que ya no podrá recuperarse por completo. Los médicos le han dicho que es una herida que nunca se cerrará por completo.

Paulina tiene la lengua dividida entre otras modificaciones corporales.

Pero a pesar del dolor que le causó la principal razón por la que se arrepiente de haber realizado esto, es por el enorme dolor que le causó a su madre.

“Debió haber sido terrible para ella. Estaba muy triste. No puedo imaginar cómo se siente que tu propio hijo quiera romper toda conexión contigo”.

Unilad

Tras una difícil experiencia y el paso de los años Laurie ha logrado aprender la importancia de no tomar acciones de manera tan drástica e impulsiva.

Afortunadamente Laurie logró recuperarse de las complicaciones de la cirugía, su decisión ha causado polémica en las redes. Compártela.