Cuando los trabajadores de Seal Beach Animal Care Center, una organización de rescate ubicada en California, Estados Unidos, vieron a un hermoso husky de pura raza, deambulando por las calles; pensaron que era muy poco probable que fuera un callejero.

Y no se equivocaban en lo absoluto, pronto descubrieron que Nate, como llamaron al perro, era sustancialmente diferente a otros perritos sin hogar.

Pensaron que el husky era otro caso más de maltrato y abandono, hasta que examinaron su microchip

husky

Sus ojos vacíos y angustiados claramente hablaban de un pasado inquietante. Estaba tan extremadamente asustado que se cerró en su caparazón y nada parecía hacerlo salir de allí.

Afortunadamente, tenía un microchip que les llevaría a sus dueños o al menos les daría el rastro de alguna pista para saber qué le pudo haber pasado al pobre peludito. Pero nada los pudo preparar para lo que descubrieron.

Cuando los trabajadores de SBACC finalmente escanearon el microchip, su comportamiento tuvo todo el sentido, y era lo más desgarrador de imaginar.

Resulta que Nate estaba registrado en un terrible laboratorio de investigación, que se caracterizaba por realizar horrorosas pruebas con animales. El pobre había sido sometido a los procedimientos más impensables durante meses.

Pero después de tanto sufrimiento, lo peor fue que el laboratorio irresponsable lo arrojó sin piedad a las calles porque no querían lidiar con su crítico estado de “perturbación psicológica”.

Los ex animales de laboratorio a menudo son abandonados porque las personas no saben cómo manejar sus traumas

Mary Beth Westin fue la mujer que durante 4 meses estuvo trabajando directamente en la recuperación de Nate, en SBACC. Pero llegó un punto en el que a pesar de haber puesto todo el amor, nada parecía ayudar al pobre chico.

Así que sin dudarlo, acudieron a Beagle Freedom Project, una seria organización que contaba con amplia experiencia ayudando a víctimas de pruebas con animales. El personal fue en busca del perrito para llevarlo a su refugio y lo que sucedió no se lo esperaban.

La reacción del husky cuando se acercó una trabajadora de Beagle Freedom Project, rompe el corazón de cualquiera

Decidieron que lo mejor sería trasladarlo, y aunque definitivamente era lo mejor para Nate, a Mary Beth se le llenaron los ojos de lágrimas en el momento de la despedida. Se había encariñado tanto con esa criatura tan afectada psicológicamente, y necesitada de que repararan su corazón, que no pudo evitar romper a llorar.

«Él estará bien», le dijeron sus colegas de Beagle Freedom Project.

Nate se encaminó tranquilo hacia su nueva etapa de recuperación. Y pronto le consiguieron una madre adoptiva que estaba lista para abrazar a Nate con todas sus cicatrices. Para ello, hicieron un intenso plan de rehabilitación y la mujer trabajó con él durante meses para ahuyentar su trauma.

Después de algún tiempo, a Nate ya se lo vio sonriente en su hogar para siempre.

Sin embargo, su madre adoptiva señaló:

«Puede que ahora parezca un «perro normal», pero siempre será un guerrero especial»

En el video a continuación, podrás ver cómo este inocente perrito con el más triste pasado, vuelve a sonreír. Trata de no llorar:

Muchos internautas se han indignado contra este caso, levantando su voz, y dando posibles soluciones para luchar contra esta injusticia.

«¿Por qué esto sigue siendo legal? Si estás en contra de los animales que sufren en los laboratorios, utiliza productos LIBREs DE CRUELDAD ANIMAL en tu hogar, para uso personal y en cosmética. ¡Esto es lo que hago yo!», dijo una mujer.

Otra repuso: «Estoy limpiando mi casa de todo lo que haya sido testado en animales. Podemos hacer nuestra parte negándonos a comprar esos productos, que esas empresas quiebren porque nadie les compre, es lo que merecen».

Cada año, miles de animales sufren en los laboratorios en nombre de la codicia humana. Ya es hora de defender a estas víctimas inocentes y alzar nuestra voz contra estas prácticas reprobables en los laboratorios. ¡Basta ya!

ENTRADAS POPULARES