Hay momentos en las vidas de las personas donde todo parece derrumbarse; nada adquiere sentido, y lo único que lograría calmarte -aunque eso en realidad no resuelva tu tristeza-, es un profundo y sentido abrazo.

Bueno, tienes que conocer a esta pequeña, muchos de nosotros qusiéramos tener a una Joey en nuestras vidas, para que venga a abrazarnos cada vez que lo necesitamos.

Se trata de una pequeña que con apenas un año de edad ha logrado meterse en el corazón de todos los que la conocen cuando sale con su madre de compras, y en el de toda la red después de que se publicara un video de una de sus visitas a la tienda de comestibles Sam’s Club.

Joey vive con su madre en North Little Rock en Arkansas, Estados Unidos.

Caitlin Hicks está acostumbrada al carácter sociable de su hija, pero definitivamente esto algo que no vemos todos los días.

Mientras su madre hace la compra acostumbrada, Joey camina por los pasillos y no deja de saludar efusivamente a las personas con las que se encuentra a su paso.

Una pequeña niña que si algo le han enseñado en casa son los buenos modales de saludar siempre, pero ella se lo ha tomado casi al pie de la letra.

No puede dejar de batir su manita saludando a todo aquel que ve en su camino.

Fue entonces cuando Caitlin empezó a grabarla porque pensó que se la veía muy adorable.

“Simplemente hace felices a todos. Vi el video probablemente 10 veces antes de publicarlo”, dijo su madre.

En otro momento se puede ver cómo no sólo saluda a los extraños, sino que además no tiene reparo en ir volando a estrechar un sentido abrazo a una de las clientes que seguramente le causó mucha simpatía.

Después de que Caitlin compartió el video jamás se imaginó que causaría tanto revuelo en las redes, y que millones de personas reaccionarían con comentarios muy emotivos felicitándola por su labor de madre, y elogiando a la pequeña Joey por su dulzura.

El video original ha alcanzado millones de reproducciones en pocos días y la madre asegura que no es un comportamiento inusual de la pequeña, “ella es así diariamente y extiende su amor a todos los que ve pasar”.

Facebook

La actitud adorable de la pequeña, pero poco habitual, no podía quedar ahí. Así que los empleados de la tienda no pudieron por menos que recompensarla con regalos como flores, dulces e incluso un peluche que sabían que ella lo quería.

Esta es la pequeña repartidora de abrazos… Y lo mejor es que son gratis:

Es muy gratificante encontrar niños tan pequeños que nos dan grandes lecciones. Comparte este tierno video con tus amigos y si es que hoy no has dado todavía un abrazo, nunca es tarde para hacerlo.