Ninguna perrita merece ser dejada atrás. Pero si además eso le sucede a una mascota consentida, acostumbrada a las caricias, los cuidados y desvelos de papá, es algo que parte el alma.

Una perrita enmarañada pasó 2 años mirando desesperada hacia los autos con la esperanza de ver a su dueño de nuevo

perrita

La pobre cachorrita permanecía en una casa en ruinas detrás de una puerta cerrada con candado. Por suerte, una vecina se percató de la perrita necesitada y comenzó a alimentarla. Pero no se sabe por qué la mujer no buscó más ayuda. Y el resultado fue desolador.

Si bien al animalito no le faltaba agua y comida, que le dejaba la mujer; permaneció durante 2 largos años en la soledad y en la más profunda depresión, por no saber nada de su amado dueño, al que adoraba con todas sus fuerzas.

El dueño de la perrita era un humilde anciano, que padecía una grave enfermedad mortal, con la que se endurecía su cuerpo poco a poco, hasta que falleció. El hombre no tenía más familia que su mascota, así que la perrita se quedó totalmente solita en la vida.

Al parecer, alguien llevó al hombre en un auto hasta el hospital, donde murió. Y es por eso que la perrita siempre permaneció en el mismo punto de la carretera esperando su regreso, hasta convertirse en esa maraña de pelos irreconocible.

La rutina de la perrita sería ir a su casa para comer y beber algo de lo que le dejaba la vecina. Y luego se quedaría en la carretera sin dejar de mirar por horas hacia los autos, con la esperanza de que de alguno de ellos al fin se baje su dueño para abrazarlo de nuevo. ¡Es desgarrador!

No existe criatura más fiel y leal que un perro, nunca se cansarán de esperar

La relación del hombre con la perrita era realmente conmovedora, el abuelo la adoraba. Y lo más triste es que la cachorrita ni siquiera entiende que no fue culpa del anciano tener que partir ya de este mundo. Lo más probable es que ella piense que lo abandonó, y eso es más desolador aún.

No fue hasta que pasaron 2 años, cuando la vecina, al ver que la cachorrita había llegado a un estado tan harapiento y enmarañado, que ni siquiera parecía un perro, cuando llamó a una organización de rescate suplicando ayuda.

La vecina bautizó a la perrita con el nombre de Boksil

Cuando llegaron los rescatistas, escucharon un perro llorar en el interior de la casa abandonada. Y de pronto, fueron testigos de la escena más insólita y desgarradora.

Quedaron sin habla al ver el estado de la criatura. Vieron cómo se dirigía a la carretera cargando su pesado pelaje enmarañado y simplemente se sentaba ahí, esperando a su humano que no volverá.

Quisieron capturar a la perrita pero ella temía mucho a los desconocidos. Así que escapó hacia el monte, convirtiéndose en un verdadero desafío el atraparla.

Pero su condición pedía a gritos una segunda oportunidad y un nuevo hogar. Así que idearon un plan, hasta que finalmente pudieron levantarla en brazos. Y ahí se dieron cuenta de su condición devastadora.

Finalmente pudieron llevarla al veterinario para un chequeo médico completo.

Por suerte, su salud era buena a pesar de tanto descuido, excepto que tenía gusano del corazón. Pero con medicación saldría adelante.

Comenzaron el corte de pelo más esperado, y después de quitarle kilos de ese peso insoportable que la había convertido en esa criatura harapienta y enmarañada, ahora definitivamente parecía otro perro.

Pudieron ver sus ojitos por primera vez y no paraba de sonreír

Boksil por fin se siente cómoda, segura y feliz. Y la vecina, por supuesto que decidió llevársela a casa para darle un hogar lleno de amor, donde logre superar la ausencia de su dueño.

Prometió que de ahora en adelante sería mucho más cuidadosa con el animalito.

Nos alegran los finales felices. Estamos seguros que desde el cielo su amado humano la seguirá protegiendo hasta que se vuelvan a reencontrar en la eternidad.

ENTRADAS POPULARES