Una perrita amorosa nunca podrá entender por qué ciertos humanos sin corazón pueden ensañarse tanto con ella, con el solo fin de acabar con su vida. Son hechos despreciables que nos hacen sentir vergüenza de la humanidad, y que merecen ser castigados.

Peanut es una dulce perrita que ama la vida, y quien la ve ahora no puede creer que haya sufrido tanto

perrita

La pobre criatura tuvo la mala fortuna de toparse con unos desalmados que quisieron arrebatarle la vida de la peor forma posible. No sabían que se enfrentaban a una verdadera guerrera y que siempre triunfa el amor.

Cuando Peanut fue encontrada en un solitario callejón, al sur de Ohio, Estados Unidos, su condición era realmente desgarradora. Tuvo que ser llevada de urgencia a la clínica veterinaria, y quienes la hallaron realmente temían que no lograra salvarse.

La pobrecita se encontraba sangrando por entero desde su cabecita a los pies, a causa de una lesión cerebral traumática.

Tristemente, quienes la hallaron en el camino, ya no encontraron a los culpables de semejante hecho tan vergonzoso y ruin. Por lo que se desconoce qué es lo que en realidad le sucedió, pero sospechan que pudo haber sido pateada en la cabecita o arrojada desde un automóvil en movimiento.

Sin embargo, los veterinarios confirmaron que quedaba claro que fue abusada y después, dándola por muerta, o a pocos minutos de que eso sucediera, la dejaron allí agonizante para que terminara de morir. ¡No tienen perdón de Dios!

Cuando la examinaron, vieron que uno de sus ojitos estaba gravemente herido. Su condición era tan delicada, que los veterinarios ni siquiera estaban seguros de poder hacer mucho por Peanut. Y si es que lograba sobrevivir, lo más seguro era que no recuperaría la vista nunca más.

Sin embargo, en lugar de rechazarla o ponerla a dormir, como hubieran actuado otros en su lugar, sus rescatistas y los médicos decidieron arriesgarlo todo por la pequeñita inocente.

Después, un grupo de rescate llamado Stop the Suffering, decidió hacerse cargo de la perrita y se la llevó a Columbus, donde afortunadamente, fue acogida por una familia temporal.

Aunque el camino que le quedaba por recorrer era enorme, parecía increíble ver sus ganas de luchar. Demostró en todo momento ser una valiente guerrera.

Desafortunadamente, debido al trauma que sufrió, todavía tiene efectos duraderos. Desde que fue golpeada en el lado derecho de su cerebro, siempre gira a la derecha y camina en círculos. Además, tiene problemas de visión y le cuesta quedarse quieta.

«Le tomó mucho tiempo darse cuenta de las escaleras y tomó tiempo que se adaptara y reconociera cada parte de la casa, pero lo hizo de maravilla», dijo su padre de acogida.

Aunque trataron de arrebatarle la vida y de la peor manera, los desalmados que le hicieron eso no contaron en su enorme fuerza de voluntad y en el poder del amor.

«Es fuerte, enérgica, nos trae alegría todo el tiempo… Ella ama a las personas, ama la vida, ella solo derrocha amor», agrega su familia, orgullosa de tenerla en casa.

Nadie que ve a Peanut ahora puede creer en todo lo que esta perrita tuvo que atravesar en la vida. Sin embargo, aparte de su comportamiento enérgico y que no puede quedarse quietita, es un perro normal.

Peanut es considerada una perrita milagro, porque en ese callejón ella resistió con cada respiro que daba, sin perder la esperanza de ser encontrada. Y sus ruegos fueron escuchados.

En este vídeo puedes conocer más detalles de este lamentable caso, que afortunadamente nos devuelve la esperanza:

A pesar de todo lo que ha pasado en manos humanos despreciables, esta perrita da la mejor lección al mundo de amor y perdón. Sigue siendo la más dulce con todo el que conoce y solo es cuestión de tiempo de que encuentre su hogar para siempre.

ENTRADAS POPULARES