Para una novia, el día de la boda se convierte en uno de los más emocionantes de su vida. Ha soñado y planificado tanto ese momento, que cada detalle quedará grabado a fuego en su corazón.

Los invitados poco tardan en sumarse a su emoción, y en cuestión de segundos se conmueven también con ese ambiente cargado de ilusión, sueños por cumplir y recuerdos que forjar.

No imaginaron que la presencia del perrito moribundo de la novia los dejaría desconsolados

novia

Katie Lloyd, la hermana de la novia, Kelly O’Connell, había sido elegida como la dama de honor. Pero cuando llegó el solemne, esperado e icónico momento de la entrada por el pasillo, en lugar de que fuera la novia quien se robara todas las miradas; otra cosa más descorazonadora y conmovedora sucedió.

La dama de honor hizo su entrada nada menos que con el perrito moribundo de la novia en brazos, en la boda que nadie podrá olvidar.

Toda la familia y los amigos de la pareja conocían perfectamente lo que significaba el adorable Charlie Bear en la vida de Kelly, y el dolor por el que ella atravesaba. En breve tendría que decirle adiós para siempre.

Tuvieron que sacar pañuelos para secarse las lágrimas, era muy difícil contener tanto dolor

El perrito anciano, un labrador negro de 15 años, había pasado su vida entera junto a su amada humana, en Buena Vista, Colorado, donde también fue la boda, el pasado 3 de septiembre.

Por eso, era totalmente justo y particularmente emotivo que el bondadoso Charlie Bear estuviera allí, a su lado.

Tristemente, el veterinario había diagnosticado al perro con un tumor cerebral terminal en el mes de abril. Y realmente tenía los días contados. De hecho, Kelly sólo rezaba para que al menos su perro fiel durara hasta ese día feliz, para compartir ese mágico momento con su mejor amigo.

Los preparativos de la boda siempre estuvieron ensombrecidos con ese dolor que tenía a Kelly tan devastada. Y es que sólo quienes tienen mascotas y los aman como si fueran sus propios hijos, pueden realmente entender cómo se sufre cuando se vislumbra que ese momento tan difícil de la partida de estos seres de luz, es inexorable.

Afortunadamente, la fotógrafa Jen Dziuvenis capturó los momentos más que emotivos en que Kelly se aferraba a su perro con todas sus fuerzas, y todo lo que sucedió en ese día tan especial.

Ella compartió las imágenes n su Facebook, y desde que lo hizo no tardaron en hacerse virales, tocando la fibra más sensible de millones en las redes.

«Tengo que seguir disparando aunque estoy en un charco de lágrimas detrás de la cámara», escribió.

Incluso los medios locales se hicieron eco de esta emotiva historia viral, en este video puedes ver una bonita recopilación de las hermosas imágenes de Charlie Bear:

Días después de la boda, 6 días para ser exactos, el pasado 9 de septiembre, finalmente Charlie Bear cruzó el puente del arcoíris. Si bien Kelly quedó totalmente desconsolada, sintió la tranquilidad de haberle dado la mejor vida a su amado perro. Él falleció en sus brazos, mirándola, probablemente diciéndole con sus ojitos cuánto la amaba…

Varios internautas no pudieron evitar dejar sus comentarios cargados de emoción:

«Realmente puedes decirle al perro que mamá realmente amaba a su bebé peludo, que Dios bendiga a la dama por amar tanto a su bebé y que el bebé peludo descanse en paz», escribió una usuaria.

Verdaderamente, ¡Qué hermosa manera de decirle adiós a su humana favorita después de toda una vida juntos, en las buenas y en las malas… En la salud, y en la enfermedad… Cuando era un cachorro, y ya ancianito y con dolor!

Descansa en paz, dulce Charlie Bear, serás amado y recordado por siempre. Que esta historia sirva para que otros dueños tengan la misma veneración por sus mascotas, merecen partir rodeados de todo el amor.