Los casos de maltrato animal abundan en la red, y por más comunes que se vuelvan no dejamos de estremecernos cada vez que una nueva situación en que un indefenso animalito que no le ha hecho nada al mundo más que existir, resulta terriblemente abusado por los despiadados humanos.

Es lo que le sucedió a un perrito que fue víctima de maltrato y cruel abandono por sus dueños, en Tocantins, Brasil.

Varios vecinos fueron testigos de que el canino se encontraba atado a una cadena excesivamente corta, que no le permitía moverse, ni recostarse, ni alimentarse… ¡Es un horror!

En varias ocasiones, tras escuchar los llantos del perro labardor, los testigos se acercaron para ver el modo de ayudar al perro, tratando de alimentarlo sobre el muro.

Fue entonces cuando se percataron del caso de real tortura en el que se encontraba

En esta terrible condición permaneció el animal durante varias semanas, hasta que en un momento los quejidos de angustia, hambre y dolor del pobre perro fueron tales, que alarmaron de nuevo a los vecinos, quienes finalmente contactaron con la Guardia Metropolitana, lo que debían haber hecho hace tiempo.

El perro fue encontrado en la cancha 904 Sur, en Palmas, en una horrorosa situación de abandono y tortura

Los oficiales revelaron que el animal estaba atado a la ventana con una cuerda alrededor del cuello. Capturaron las devastadoras imágenes de cómo encontraron al perrito y es totalmente desgarrador.

Sin comida, ni agua, el perro permaneció atado, sin moverse… ¡Durante semanas!

El labrador pudo haber muerto ahorcado si la Guadia Metropolitana no se hubiera presentado en el lugar

Para rematar la situación, el perrito estaba bastante magullado, debido a que al estar casi pegado a la pared, debió haber luchado terriblemente por su vida en un intento de escape, acabado herido de esa manera.

El perro además estaba totalmente desnutrido

G1 / Facebook

El perro fue enviado a un refugio de rescate animal, la Fundación Adopta Palmas, donde se encargaron de acogerlo y proporcionarle todas las atenciones y controles del veterinario para asegurar su bienestar. Y ahora se encuentra totalmente recuperado.

Después de que se difundiera el video de las condiciones en las que fue encontrado el animal, muchos usuarios en las redes se indignaron de la irresponsabilidad de los vecinos de no haber alertado de la terrible situación mucho antes.

Y por supuesto, el dueño del perro se ganó una ola de críticas por ser el único responsable del sufrimiento del pobre animal.

Según los informes de la Guardia Metropolitana Ambiental, los vecinos relataron que en contadas ocasiones el dueño se presentaba en la residencia donde se encontraba atado el perro.

Hasta que tras seguir su pista, finalmente dieron con el sujeto y fue multado con una suma de 1,238 reales brasileños, equivalente a cerca de 300 euros.

Un caso así debería terminar con que el dueño pague con un castigo proporcional a toda su crueldad. ¿Crees que una multa de 300 euros es suficiente para reparar todo el daño ocasionado al pobre perro?

Déjanos saber qué opinas del castigo y ¿qué le dirías al hombre si lo tuvieras delante?