En 2015, 6 cachorros de Yorkshire terrier fueron rescatados en condiciones deplorables de un criadero, en Sevilla, al sur de España. Un rescate que movilizó a muchas personas y pudieron recibir la ayuda que tanto necesitaban, pero el caso de uno de ellos realmente tocó el corazón de sus resctaistas: el pequeño César, esta es su historia…

Desearíamos que todos los perros vinieran a este mundo para recibir el amor y los cuidados que merecen. Sin embargo, nos encontramos que no siempre es así y tienen que conocer el lado más perverso de la humanidad, siendo sometidos al peor maltrato.

Y aunque Viktor Larkhill junto a los demás rescatistas temían que lo que encontrarían al rescatar a los 6 cachorros sería desgarador, no se imaginaron si quiera todo el atroz pasado por el que había pasado el inocente César.

Permaneció toda su vida encerrado en el interior de una caja sucia y oscura

Así lo encontraron sus rescatistas, en el mínimo espacio de encierro donde apenas podía moverse. ¡Y así pasó durante los 10 años de su vida!… Hasta que estos héroes lo rescataron y le dieron una segunda oportunidad.

Llegó el momento de conocer lo que significaba la libertad, abrieron su jaula y el pequeño no entendía nada…

Así había permanecido en manos de la gente perversa que quiso lucrarse de su raza para convertirla en negocio.

El perrito fue encontrado repleto de heces y fue llevado a una clínica veterinaria para proporcionarle todos los cuidados que necesitaba. ¡Su condición era deplorable!

César tenía todo su pelaje enmarañado. ¡10 años de maltrato, 10 años de encierro, 10 años de pestilencia adherida a su cuerpo!…

Como era de esperarse, estaba totalmente enfermo, repleto de infecciones, pero lo más urgente era quitarle todo el peso de ese pelaje enredado.

Con infinito cuidado, tratando de causarle el menor daño posible, le libraron de la carga que le oprimía.

Y en la peluquería se encargaron de la más grandiosa transformación

Las imágenes del antes y el después de este perrito son impresionantes.

César hoy tiene una nueva familia, pero su camino de recuperación no ha sido nada sencillo.

Youtube

Aunque fue curado de todas sus infecciones y su pelaje nuevo lo hace ver adorbale, los traumas psicológicos del encierro todavía tomarán su tiempo en ser sanados. César sólo sabe dar amor a sus dueños, pero no soporta permanecer solo o en lugares pequeños.

Este es el video de la grandiosa transformación de César:

No es justo que por la avaricia del ser humano, estos pequeños inocentes queden con secuelas imborrables. Esperamos que pronto César comprenda que en los humanos también puede encontrar bondad y amor.

Comparte para crear conciencia y enviemos un mensaje que merece dar la vuelta al mundo, se lo decimos nosotros, se los dice César: ¡No compres, adopta!