Un perro es una de esas criaturas fieles, que jamás olvida a sus humanos. Incluso cuando sus dueños se vieran obligados a permanecer separados de sus peludos, ellos nunca dejarán de llevar en el corazón a quienes tanto aman.

Es el caso de los militares, quienes muchas veces deben ausentarse por largos periodos lejos de casa.

Lo hacen con el corazón partido, sabiendo que dejan a sus seres queridos, sin siquiera saber si volverán sanos y salvos, para poderlos abrazar de nuevo. Y entre ellos, sin duda, se encuentran sus peludos consentidos.

Un perro no fue capaz de reconocer a su mamá militar, hasta que percibió su olor

perro

Esa es la dura situación que atraviesa Janna Berger, una militar en servicio activo de los Estados Unidos, a quien una de las cosas que más cuesta arriba se le hace cuando tiene que estar lejos de casa, es dejar a su amado perro Murphy.

En la última ocasión, Janna tuvo que estar 8 meses fuera de su hogar, mientras su perro quedó al cuidado de su familia. Así que cuando llegó el momento de volver a casa, lo primero que quiso fue sorprender al lindo Murphy.

Temía que el perrito realmente no la recordara.

Una vez que estuvo allí, esperó en el camino de entrada mientras su madre dejaba salir a Murphy.

Parecía que lo que se venía sería por demás emotivo, así que el padre de Janna alistó la cámara. Quería tener el registro de ese momento tan entrañable, como realmente sucedió después…

Como Janna sospechó, Murphy aparentemente no fue capaz de reconocerla al principio. Aunque tampoco se mostró agresivo como si se tratase de un extraño. Al contrario, se acercó lentamente en varias ocasiones, para luego salir corriendo, como si no terminara de descifrar quién era esa mujer que tenía delante.

Pero de pronto, cuando finalmente se animó, comenzó a olfatearla… ¡Y todo cambió!

Fue como si de repente, hubiera tomado una buena bocanada de su aroma tan característico. De inmediato, supo que se trataba de su amada humana, y su reacción instantánea no tiene precio.

Murphy comienza a volverse loco literalmente de la emoción, lo que desató una serie de risas entre sus familiares, así como lágrimas de felicidad.

El emocionado perrito ni siquiera sabe cómo manejar todos esos sentimientos contenidos después de ocho largos meses sin saber nada de Janna.

Y como si no hubiera un mañana, y quisiera retenerla para siempre, comienza a ahogarla a besos, la lame, la abraza, corretea y vuelve a sus brazos y a sus piernas, sin poder creer en tanta dicha junta.

«Es seguro decir que Murphy extrañaba a su madre tanto como ella lo extrañaba a él», dijo el padre de Janna.

Puedes ver a continuación el conmovedor reencuentro entre Murphy y su madre, y trata de no llorar:

Las escenas acumulan más de 800.000 visualizaciones y una ola de comentarios que no cesan.

«Esta es la cosa más hermosa que he visto en mi vida», «Se me llenaron los ojos de lágrimas. Los perros son tan increíbles», «Y luego dicen que los animales no tienen alma ni emociones», «De desgarrador a reconfortante en menos de 60 segundos», «¡No nos merecemos los perros!», fueron sólo algunos de los comentarios.

Sin embargo, un internauta apuntó que probablemente el perro sí que reconoció a su humana desde un inicio, pero no supo cómo comportarse. «Cuando los dueños dejan a su perro por más tiempo, el animal a menudo lo ve como una especie de castigo. Parece que Murphy quiere comprobar si la chica está enojada con él o si se le permite acercarse y jugar con ella», señaló.

Muchos coinciden en que el pobre Murphy estaba abrumado y confundido. Si fuera así, nos parte el alma de imaginarnos que pensó en algún momento que su dueña se enojó con él y por eso lo dejó.

Pero ahora todo será diferente, Janna tendrá muchos meses más a su lado para convencer al perrito de que merece ser amado y que nunca en la vida lo abandonaría. ¡No merecemos los perros!