Las bodas siempre pueden hacerle una mala jugada a la novia, quien en el día más feliz de su vida puede resultar presa por los nervios y la emoción propia del momento.

Y en una boda real las cosas no son muy diferentes, pero al parecer quienes definitivamente estaban dispuestos a pasárselo en grande en la boda de la princesa Eugenia, fueron los pequeños miembros de la corte.

Adorables momentos protagonizados por los pequeños fueron captados en video y fotografías, que revelan que aunque la princesa Eugenia era la estrella del día, estos pequeños príncipes no se quedaron atrás.

Cheeky Savannah Phillips, de siete años, hija del nieto de la Reina, mantuvo entretenido al príncipe George mientras esperaban a caminar por el pasillo.

Fueron fotografiados en lo que parecía ser la imitación del resonar de las trompetas antes de la llegada de la Reina.

¡Un gesto espontáneo y adorable tan propio de los niños!

Ya es una tradición que George, de 5 años, y su hermana Charlotte, de 3 años, sean expertos en ser los auténticos protagonistas de las bodas. Y esta vez no podía ser diferente.

Charlotte ya es conocida por haber aprendido ese adorable saludo real, tan propio de las princesas

Y una fotografía de la pequeña saludando exactamente igual que la novia, ha logrado que millones se enamoren aún más de ella.

En otro momento, la conversación con sus cómplices compañeros de la corte parecía ser tan amena, que el pequeño George tuvo que taparse la boca para no reírse a carcajadas.

Pero aunque se notaba que el hijo de los duques de Cambridge se lo estaba pasando en grande, ya la espera se empezó a tornar molesta…

Y no pudo dismiluar su carita de aburrimiento como si dijera ¿Cuánto falta?

Charlotte lucía un vestido personalizado de Amaia Arrieta de Amaia Kids, que hacía verla adorable. Pero lo que defintivamente robó el corazón de los asistentes fue su mueca al subir el pasillo, mientras su hermoso cabello era agitado por el viento.

Además, en otro momento, al llegar en el coche que llevaba a los niños de la corte, otro gesto en el que no podía ocultar su emoción enamoró a los invitados.

Era como si dijera “¡Tranquilidad, que hemos llegado!”

People

Otro detalle que causo ternura fue que mientras subían las escaleras uno de ellos, Louis de Givenchy, cayó sobre los escalones mientras era conducido por la hija del príncipe Eduardo, Lady Louise. ¡Cosas típicas de los niños!

Además de los hijos de los duques de Cambridge, la corte estuvo conformada por las hermanas Savannah e Isla Philips, Mia Tindall, Maud Windsor y Theodora Williams.

No dejes de compartir estas tiernas imágenes en tus redes. ¡Nada tan adorable como la ingenuidad y la sencillez de un niño!