Las tradiciones familiares en la realeza británica tienen una singular importancia, especialmente para la Reina Isabel II. Pero una polémica decisión por parte del Príncipe Harry ha desatado un amplio debate.

Si ya eran muchos los amantes de los Duques de Sussex, tras Harry haber decidido no asistir a la tradicional caza anual en la que suele participar la familia real, ahora son muchos más los que han aplaudido su gesto.

La cacería es una de las prácticas que más ha sido criticada en la actualidad, pero sobre todo al interior de la corona británica. Tradición arraigada de la que la familia real forma parte desde 1853.

La semana pasada Meghan Markle y el príncipe Harry acudieron junto al resto de la familia real a Balmoral para visitar al príncipe Felipe, pero Harry advirtió que no participaría de la caza anual de urogallos, y al parecer el motivo principal habría sido el no querer contristar a Meghan, fiel amante y defensora de los animales.

Esta no sería la primera vez que se abstiene de participar en este tipo de actividades, ya que en diciembre de 2017 también se rehusó a participar en la caza de un zorro, hecho que coincidió con el anuncio de su compromiso con la ex actriz de Suits.

Incluso el príncipe George fue llevado a presenciar de la “sangrienta práctica” y son muchos los que han condenado que la familia real siga asistiendo a este tipo de eventos y lo que es peor, incentivándolo en los más pequeños de la realeza.

Si bien Harry había participado de la caza familiar desde muy joven, ahora habría decidido no hacerlo más por amor a Meghan.

De hecho, no es el primero que se ha opuesto a esta cruel práctica, ya que su madre Lady Di también se había opuesto a la tradición familiar.

“Harry adora la caza y siempre ha estado en el “Boxing Day”. Pero si eso significa romper con antiguas tradiciones reales para evitar molestar a Meghan, que así sea. Es justo decir que hay algunas caras bastante atónitas alrededor aquí”, reveló una fuente cercana a la familia real.

Por su parte, Meghan siempre ha mostrado su amor por la vida animal, habiendo adoptado previamente dos perros de rescate, negándose a usar pieles o cuero, eligiendo seguir una dieta vegana, y ahora último ya como duquesa de Sussex, adoptando un perro labrador.

Muchos usuarios en Twitter tienen la esperanza de que la vena activista de Meghan influya en la familia británica para que definitivamente abandonen esta práctica sangrienta.

Twitter

“¡Esa es la zona de asesinatos de los reales! Diana lo odiaba, es decepcionante que Harry, William y Kate disparen y cacen”, comentó una usuaria.

“Si realmente se preocuparan por la vida silvestre, abandonarían sus antiguos pasatiempos de deportes sangrientos”, escribieron en twitter.

Muchos han reconocido que independientemente de que sea una práctica atroz, Harry lo ha hecho por el solo hecho de no molestarla, y eso en sí mismo ya es una gran prueba de amor verdadero.

Esperamos que esta gran gesto de Harry influya decisivamente en la eliminación de esta práctica juzgada como cruel por muchos. Compártelo con tus amigos.