El caso de Roberto Esquiven Cabrera, de 54 años está causando furor en las redes, este hombre vive al norte de México en la ciudad de Saltillo y su pene mide 48,26 centímetros.

Se presume que es el “más grande del mundo”, el gobierno lo reconoció oficialmente como una persona discapacitada y lo apoyan, pero Roberto se niega a recibir una compensación económica porque pretende dedicarse a trabajar participando en películas pornográficas exhibiendo su miembro de dimensiones extraordinarias.

Roberto se encargó de estirar su pene con pesas hasta que alcanzó el tamaño que deseaba, quiere que su caso se conozca para poder tener oportunidad de encontrar un trabajo en la gran industria del porno en Estados Unidos.

A pesar de que él mismo causó su “problema” porque pretendía tener más virilidad tiene ciertas limitaciones desde que su pene alcanzó esas dimensiones.

“No puedo usar uniforme como todos los trabajadores en las empresas, tampoco puedo ponerme de rodillas. No puedo correr rápido y las empresas piensan mal de mí, dicen que me llamarán, pero nunca lo hacen”.

Roberto está detrás de compañías como YouPorn, la compañía FakeTaxi le ofreció trabajo en la industria de entretenimiento para adultos a través de escenas de contenido sexual. Le sugirió que podría participar en una escena, pero acotó que quizás sería más cómico que erótico.

Los médicos que han examinado a Roberto dicen que la mayoría de la extensión de su pene forma parte del prepucio y que su pene debajo solamente alcanza entre 15 y 17 centímetros.

Después de conocer el diagnóstico de los médicos, el Libro de Récords Guinness se negó a reconocer el logro de Roberto, el récord actual del pene “más grande del mundo” es del actor estadounidense Jonah Falcon, cuyo pene alcanzaba los 24,13 centímetros flácido y 34,29 centímetros cuando tenía una erección.

Los médicos le recomendaron a Roberto que se someta a un procedimiento quirúrgico para reducir el tamaño de su miembro y que pueda funcionar normalmente para tener hijos, pero se niega.

El doctor Jesús David Salazar González comentó que: “Preferiría tener un pene más grande que el resto de la gente.

En la cultura latina, quien tiene el pene más grande es más macho, es algo que lo diferencia del resto de los hombres y lo hace sentir especial”.

Mientras que el señor Roberto dijo:

“Soy famoso porque tengo el pene más grande del mundo. Estoy feliz con mi pene, sé que nadie tiene el tamaño que yo tengo”.

A pesar de su felicidad, el tamaño de su miembro le produce constantes infecciones en el tracto urinario porque no toda la orina logra salir de su largo prepucio.

Él mantiene su pene envuelto con vendas para evitar los roces, no puede dormir boca abajo y su pene debe tener su propia almohada para descansar cómodamente durante la noche.

Lejos de lo que algunos podrían pensar y de su sueño de trabajar como actor porno, no puede tener una vida sexual activa porque la circunferencia de su pene es demasiado grande.

Algunos le han preguntado si se coloca preservativos y aseguró que no puede.

“No puedo. Nunca puedo penetrar a nadie porque es demasiado grueso”.

Cuando vivía en Estados Unidos relató que intentó tener relaciones sexuales dos veces, pero la primera mujer huyó tan pronto como vio su miembro y en la siguiente oportunidad tuvo que detenerse porque “era demasiado doloroso”.

Además, cuando vivió en ese país fue acusado por indecencia, así que se vio obligado a mudarse a México en 2001.

Daily Mail / Metro

A pesar de las malas experiencias quiere regresar a Estados Unidos, “Quiero pasar el resto de mi vida allá. No me siento triste porque sé que en los Estados Unidos hay muchas mujeres. Una de ellas será del tamaño adecuado para mí”.

“Me gustaría ser una estrella del porno y creo que ganaría mucho dinero allí. Y la gente no es como aquí, son más liberales y no les importa lo que tengo en los pantalones”.

¿Qué te parece su insólita historia? ¡No te vayas sin compartirla!