Ser padres es una tarea muy difícil y suele ser peor cuando se es figura pública pues detrás de ti está el ruido de la fama y una multitud de fotógrafos intentando retratarte a ti, a tu pareja y a la familia completa. Los paparazzis suelen llegar al punto del acoso e incluso intentan invadir la privacidad y el espacio personal del artista por un par de billetes.

Ser artista es complicado en estos tiempos, podemos recordar como Sia fue fotografiada sin su consentimiento totalmente desnuda, puedes recordar la noticia aquí.

Cuando un famoso se convierte en padre, le preocupa que sus hijos paguen el precio de la fama y cuando se es nada más y nada menos que Enrique Iglesias, el famoso Rey del Pop Latino, un cantante ganador del Grammy y actor español junto a su novia de casi toda una vida, la ex tenista profesional y ganadora de varios títulos de tenis y modelo rusa, Anna Kournikova, se debe tomar previsiones.

Realmente necesitan la tranquilidad de sentirse en familia y disfrutar de sus nuevos y más pequeños integrantes. Iglesias y Kournikova fueron bendecidos con gemelos, a quienes llamaron Nicholas y Lucy, los pequeños nacieron el pasado sábado en la ciudad de Miami.

La pareja de famosos en vez de hacer las cotidianidades tareas antes del parto, muy frecuentes en los padres primerizos, decidieron gastar más de 600.000 dólares para hacer una gran remodelación de su mansión en Miami.

Lo más resaltante en la nueva imagen de la mansión es un gran muro de 5 metros que aleja la mirada de fisgones de su hogar, también edificaron un inmueble extra de dos pisos en el mismo terreno de la residencia y tomaron medidas de seguridad para evitar caídas a la piscina.

Las modificaciones iniciaron cuando Kournikova estaba en su sexto mes de embarazo, que por cierto fue un embarazo que pasó por debajo de la mesa porque ellos mismos se encargaron que nadie, además de su familia y amigos cercanos, supieran de la dulce espera.

People

Enrique Iglesias, de 42 años, ha contando en reiteradas ocasiones que ama estar con su pareja y disfruta de la privacidad porque es su momento de desconexión. Por otro lado, Anna Kournikova, de 36 años, disfruta mucho el día a día con su pareja.

Ahora podrán disfrutar de su privacidad y de su momento de desconexión con su adorada parejita de bebés. ¡Les deseamos lo mejor! ¡Comparte esta noticia con tus amigos!