Sahar Tabar es una joven iraní que vive en la capital de ese país, Teherán, tiene 22 años y su apariencia ha causado revuelo en las redes después de que decidiera someterse a procedimientos quirúrgicos para parecerse a su ídolo, la reconocida actriz estadounidense Angelina Jolie.

La joven aseguró haberse sometido a 50 operaciones para modificar su apariencia, además se ha mantenido bajo un régimen alimenticio muy estricto para controlar su peso. Puedes recordar nuestra publicación aquí.

En pocos meses ha logrado una transformación asombrosa, pero en las redes sociales a la mayoría no le parece que haya obtenido los resultados esperados.
Incluso, recientemente se desató una polémica donde muchos usuarios de las redes rumoraban acerca de la veracidad de la apariencia del rostro de Sahar alegando que podría tratarse del uso de Photoshop.

Algunos de sus seguidores le han dejado en sus publicaciones comentarios ofensivos como “zombie” o “cadáver”. Puedes visitar su perfil de Instagram aquí.

La joven ofreció una entrevista para un medio de comunicación ruso, y declaró que

“Cada vez que publico una foto, hago mi rostro más y más gracioso, es una forma de expresarme, es una especie de arte. Mis seguidores saben que esa no es mi cara real”.

Asimismo, desmintió que su meta era ser parecida a Angelina Jolie, “Ni siquiera pensé en ser como ella, al igual que no quería ser como el personaje de ‘La novia cadáver’.
Ahora entiendo que tengo algo en común con ellas, pero yo mismo soy mi musa y no tengo el objetivo de parecerme a nadie”.

También confesó que sí se ha realizado operaciones estéticas en la nariz, en los labios y también una lipetomía, “No hay nada de malo en las cirugías que mucha gente se practica en el mundo”.

Sahar reaccionó a la polémica generada por los seguidores que cuestionaban la autenticidad de las fotografías publicadas en sus redes sociales, después de recibir una ola de polémicos comentarios restringió el acceso a su cuenta de Instagram.

En la red social Reddit, un usuario comentó que es posible que las imágenes sean falsas porque ha encontrado ciertos elementos que probablemente hayan sido manipulados con Photoshop.

Asegura que “el color raro” de su piel y las líneas tan marcadas de su rostro como por ejemplo la mandíbula podrían haber sido el resultado de un editor fotográfico. Así como las áreas borrosas que se aprecian en la fotografía que utilizó el usuario como referencia.

Después de que estos rumores salieran a la luz, ella decidió eliminar varias fotografías de su perfil de Instagram.

También se produjo un hecho curioso, desde el pasado 28 de noviembre, una cuenta de Instagram registrada con el mismo nombre publicó un comentario donde explicaba que no se había sometido a cincuenta operaciones, sino a otra cantidad que no especifica.
Sahar alegó que los medios de comunicación emitieron prejuicios al hablar de su apariencia.

NC

“Yo pensé que esa gente posiblemente viva en el siglo XVIII y que no ha visto ni escuchado nada sobre las nuevas tecnologías de maquillaje y está muy sorprendida”, relató Sahar.
Para la mayoría de los seguidores, se puede interpretar este comentario como una insinuación de que ha editado sus fotos, la práctica de técnicas cosméticas o prótesis para cambiar su apariencia.

¿Qué te parece? ¡No te vayas sin compartir esta polémica noticia!