La niñez y la adolescencia suele ser difícil para aquellas personas que son acosadas por los demás, el bullying adquirió ese término recientemente, pero desde hace muchas décadas los niños y adolescentes son víctimas de burlas y discriminación de parte de personas cercanas a su entorno, sobre todo en el colegio.

Estás a punto de conocer la historia de una de las modelos más bellas del mundo, que nadie imaginaría que era sometida a constantes burlas cuando era niña y adolescente “porque era muy fea”.

El bullying es una actividad detestable y que marca a cualquiera que haya sufrido por culpa de las personas que lo hacen; sin embargo, no podemos victimizarnos, sino levantar la cabeza y seguir con nuestras vidas hacia un lugar mejor. Demostrando con nuestros éxitos lo fuertes que somos.

Ahora, pensar que una modelo fue víctima de bullying durante su infancia y adolescencia parece una idea descabellada pues asociamos que las modelos son más bien vanidosas y dignas representantes de los parámetros de belleza y moda.

Pero muchas de ellas sufrían las burlas de sus compañeros, y eran discriminadas por su apariencia física.

Hace poco, en una reveladora entrevista, la reconocida modelo de nacionalidad rusa, Irina Shayk, reveló que de niña sus compañeros de clases se reían de ella por la forma cómo vestía y su aspecto físico. Puedes visitar su perfil de Instagram aquí. 

Así es, una de las más reconocida top models de la actualidad fue rechazada por su físico, las burlas giraban en torno a que Irina tenía la piel más oscura que sus compañeros de clase y por ser demasiado delgada.

Cuando era joven, los chicos se reían de mí. Era alta y tenía la piel más oscura y los labios más grandes, y me llamaban ‘Palo’ porque llevaba tacones. Llevaba falda a clase y ellos decían cosas como ‘¡Mira, ahí está el palo con sus tacones!’”, recuerda Irina con bastante tristeza.

Irina cuenta que sus días de adolescencia fueron difíciles, no solo por el bullying sino porque a los 14 años perdió a su padre, que falleció por varios problemas de salud provocados por el trabajo que hizo en las minas por muchos años. La madre tuvo que encargarse de la familia conformada por ella y su hermana.

Las duras condiciones económicas en los campos de Yemanzhelinsk, Rusia, hicieron que la madre de las hermanas Shayk no comprara la mejor ropa ni zapatos para poder garantizar que sus hijas estudiaran y comieran.

Después de un tiempo, las bromas que recibía Shayk se terminaron y al pasar la adolescencia todos vieron lo bella que era y empezó a destacar en su escuela, pero esto generó nuevamente burlas y acosos.

Shayk llegaba a casa llorando por lo que vivía día a día, era víctima de bromas y las maestras no ayudaban a promover el respeto. Irina es zurda y, en ese entonces, en los colegios obligaban a los chicos a escribir con la derecha ocasionándole complicaciones al hablar y socializar.

Afortunadamente, los tiempos cambian y los retos se superan; gracias a su madre, las hermanas Shayk crearon una brillante simpatía con el arte, especialmente por la música y ambas tocan el piano. Después se mudaron a otra ciudad rusa, Irina inició sus estudios de economía y se inscribió en una pequeña compañía de modelaje.

Después vinieron los logros, ganó un concurso de belleza y se dispuso a mudarse a Moscú, la capital de su país con más proyectos de modelaje. Lamentablemente, cuando su proyección fue la internacionalización, Irina tuvo varios problemas, las burlas volvieron porque era considerada una chica campestre y ella no dominaba ningún otro idioma, pero eso no la abatió y siguió adelante.

Actualmente, ella es una modelo famosa que ha trabajado con firmas reconocidas como Victoria’s Secret, Armani Exchange y Lacoste; además ha protagonizado cientos de portadas.

Fue novia del jugador de futbol Cristiano Ronaldo, aunque tiempo después confesó que durante los cinco años que estuvo con él sus actitudes la hacían sentir menospreciada.

Con el paso del tiempo consiguió el amor del actor Bradley Cooper con el que tiene una pequeña hija.

Daily Mail / Mirror

Esta es una linda lección de vida, jamás hay que darnos por vencidos, debemos hacer oídos sordos a comentarios malintencionados y no permitir que nos falten el respeto. Somos importantes y podemos demostrarlo.

Irina Shayk siempre nos ha parecido bella, ¿y a ti? ¡Comparte su historia con tus amigos y no te rindas!