Perder a la persona que amas con quien deseas pasar el resto de tus días es verdaderamente devastador, pero tener que sobrellevarlo a los 15 años es algo que ningún adolescente se lo espera y para lo que definitivamente nadie está preparado.

Blake Ward, de 16 años, fue uno de los tres adolescentes de la misma familia que fueron rescatados del mar en Tywyn, Gwynedd, en el noroeste de Gales. Las bravas olas los tomaron por sorpresa, y los servicios de emergencia tuvieron que acudir en su ayuda.

El joven tuvo que ser trasladado en helicóptero al Alder Hey Children’s Hospital en Liverpool, pero no se pudo hacer nada para salvarle la vida.

A pocos días del accidente, los médicos informaron a su familia que había sufrido severos daños cerebrales, que nunca se recuperaría y que si llegaba a despertar estaría en estado vegetativo. Y entonces tuvieron que enfrentarse a la desgarradora decisión de apagar la máquina que lo mantenía con vida.

La familia estaba totalmente destrozada, pero alguien especialmente estaba devastada con la noticia: su novia Stephanie Ray, de 15 años.

Ella no concebía los días sin su novio, y tener que despedirse de ese modo tan desgarrador es algo que la superaba por completo.

Estuvo a su lado cada segundo desde que lo sacaron del agua hasta el momento en que los doctores lo dejaron ir.

En su último adiós, se metió en su cama del hospital y colocó uno de los brazos de Blake alrededor de ella.

Alguien de la familia de Blake capturó el descorazonador momento en que Stephanie no tuvo más que aceptar la realidad y la vieron aferrarse a su novio todavía con vida, antes de que le desconectaran del soporte vital.

Más tarde, ella misma decidió compartir la imagen en su red social, y habló sobre cómo se había mantenido al lado de Blake durante la trágica prueba:

“Hoy ha sido el día más difícil para mí y será un día que nunca podré olvidar. Como algunos de ustedes saben, Blake tuvo un terrible accidente el martes. He estado a su lado y no lo he abandonado”.

“Nos dijeron ayer que Blake nunca se recuperaría y que su cerebro estaba dañado y tuvimos que tomar la difícil decisión de apagar su máquina y dejarlo ir”.

La desconsolada adolescente continuó explicando cuánto le había significado su relación con Blake:

“Blake era alguien especial para mí y teníamos algo especial y siempre lo tendremos. Blake y yo tuvimos nuestros altibajos, pero siempre los superamos”.

“Sólo sé que Blake no sufrió y falleció con su familia a su alrededor y será echado de menos por siempre y siempre tendrá un lugar especial en mi corazón y nunca lo olvidaré. Blake vuela alto, mi bebé. Voy a hacerte sentir orgulloso de amarme y yo siempre te amaré”.

La madre de Stephanie, Becky, también quiso compartir su dolor en las redes sociales hablando de su pérdida:

“Blake, nuestro hermoso, valiente, bondadoso e inteligente muchacho falleció tristemente a las 7.03 esta mañana. A pesar de que no había sido parte de nuestra familia por mucho tiempo, su pérdida nos ha dejado más allá de lo devastados y desconsolados. Nunca te olvidaremos”.

Amigos y familiares rindieron tributo a su querido Blake y abrieron una página en GoFundme para ayudar a la familia en los gastos del funeral.

Stephanie, además compartió un emotivo video que recopilaba los momentos más entrañables con su amado Blake:

I love you baby boy fly high I’m gonna do you proud ❤️❤️

Publicada por Stephanie Ray en Domingo, 5 de agosto de 2018

De acuerdo con los medios locales, la condición de los otros dos adolescentes que habían estado nadando con Blake no ha sido reportada.

Compartamos un mensaje de solidaridad con la familia y amigos de Blake, que lloran su prematura partida. Y mucha fuerza para Stephanie. ¡Vuela alto, Blake!