El amor lo puede todo y esto lo sabe Supatra Natty Susuphan, una chica tailandesa que decidió dar un giro de 180º en su apariencia para casarse con el chico que ella considera como ‘el amor de su vida’.

Susuphan es parte de las 50 personas que viven en todo el mundo padeciendo una rara condición genética que lleva por nombre el Síndrome de Ambras, este síndrome provoca el crecimiento y aparición de vello en todas las partes del cuerpo y es trasmitido de padre a hijos, pero la alteración puede manifestarse de manera espontánea.

El síndrome de Ambras es una condición que genera hipertricosis; es decir, que desarrolla excesivamente la aparición de vello y el síndrome ocasiona que se dé en todo el cuerpo con excepción de las palmas de los pies y de las palmas de las manos. Puede llegar a cubrir el cuerpo de vellos de una longitud de hasta 25 centímetros.

El rostro es una de las zonas que más causa impacto en aquellas personas con síndrome de Ambras porque se cubre de vellos muy largos y no es común ver en el rostro vellos que sean tan largos, además de los típicos de una barba. Pero si se trata de una mujer todo esto es más extraño aún.

Curiosamente Supatra logró romper un record debido a su raro síndrome y así se convirtió en ‘La chica más peluda del mundo’ en el 2010, nombrada por la agencia de Guinness World Records.

No me siento diferente al resto y tengo muchos amigos en la escuela… ser peluda me hace especial”, contó la chica en su entrevista oficial para el libro de los Récords Guinness.

A pesar de que en su escuela tenía amigos, también recibía burlas de otros compañeros y la señalaban mientras paseaba en Bangkok, Tailandia, pero ella mantenía firme su forma de ser y como era físicamente, nunca había pensado depilarse ninguna parte de su cuerpo.

Sin embargo, a los 17 años la joven Supatra encontró el amor y eso le hizo cambiar de actitud referente a su apariencia, así que decidió develar su rostro para casarse con su novio, para que él pudiera apreciar la hermosa cara que escondían los gigantes vellos.

“No eres sólo mi primer amor, eres el amor de mi vida”, escribió la joven tailandesa en sus redes sociales, donde también publicó fotos junto a él y mostrando su rostro.

Según el Centro Nacional de Información Biotecnológica, este síndrome no tiene cura, pero sí hay un tratamiento que logra reducir el vello, al menos temporalmente, y se trata de la depilación laser, el mismo método que Susuphan escogió.

Daily Mail / Metro

Susuphan disfrutará cada día con el amor de su esposo y viendo el espejo su rostro sin vellos.

¿Te parece una linda historia? ¡Compártela con tus amigos!