Después de una ardua jornada en la que un loro terminó atrapado en el techo de una residencia cercana a su hogar, un equipo de bomberos se dispuso a darle una mano para rescatarle ya que el pájaro no podía volar correctamente.

Para tratar de hacer empatía con el ave, los funcionarios se acercaron cuidadosamente con palabras bonitas como “Te amo” (I love you). Del mismo modo, Jessie respondió con la misma frase acercándose lentamente.

Sin embargo, una vez tuvo la oportunidad, comenzó a decir groserías al funcionario que intentaba rescatarlo, en vez de agradecerles. “Jód*te” (F*ck you) y otras palabras obscenas salieron del pico de este atrevido lorito, insultos que le bastarían a cualquiera para dejarle en la misma situación, considerando lo desagradecido del gesto.

Como probablemente se trataba de una expresión común del lorito, realmente el oficial a cargo de la misión pasó por alto tal ofensa en pro de poner su vida a salvo. No obstante, Jessie decidió volar hasta otro techo cercano y después a un árbol desde donde pudieron ponerle a salvo en su jaula.

De todas formas, es casi seguro que el lorito haya aprendido dicho insulto por mera repetición y que incluso se tratase de un agradecimiento “en su propio lenguaje”. Esta atrevida guacamaya ha causado sensación en Internet por su comprometedora forma de expresarse, volviéndose viral en cuestión de horas.

A pesar de saber varios idiomas (entre ellos turco y griego), Jessie sencillamente decidió que la mejor manera de expresar su gratitud era con una palabra poco apropiada para sus rescatistas.

La brigada de bomberos de Londres publicó un video en su cuenta de Twitter donde se puede apreciar a Jessie, aún con sus malos modales frente a las cámaras, a salvo y junto a su dueña. El video consiguió más de 2.000 mil likes y más de 485 retweets.

BuzzFeed / Facebook / Twitter

Muchos de los usuarios que pudieron ver el video expresaban su indignación por las condiciones en las que Jessie se encontraba, ya que parecía estar confinado en una jaula muy pequeña para su tamaño, lo cual pudo haberlo motivado para huir en busca de un lugar mejor donde pudiera vivir en libertad.

Jessie the parrot

Jessie the potty-mouthed parrot got herself in a bit of a predicament this week after she escaped from her home and spent three days sitting on a neighbours roof in Edmonton.Concerned she might be injured, her owner called the RSPCA to try and get her down, unfortunately to no avail. The RSPCA called the Brigade and firefighters used a ladder to climb up to the roof.The firefighters told Jessie they loved her to bond with her, to which she responded 'I love you' back, before flipping the bird and telling firefighters what she really thought.Jessie flew off but later returned home and had this lovely message for the firefighters who came to help her.https://www.london-fire.gov.uk/incidents/2018/august/potty-mouthed-parrot-stuck-on-roof-in-edmonton/

Publicada por London Fire Brigade en Martes, 14 de agosto de 2018

“No es de extrañar que se haya escapado. ¡Qué triste!”, señala uno de los usuarios de esta red social.

Al final, los bomberos de la brigada londinense efectuaron su trabajo sin dificultades, dando una respuesta efectiva ante esta eventualidad. Enhorabuena por ellos y por Jessie, el lorito que con groserías le ha sacado más de una carcajada a alguno.

No te vayas sin compartirlo con tus amigos, seguro que les alegras el día.