Una pareja de origen canadiense ha sido blanco de críticas después de que saliera a la luz la foto que publicó Legelela Safaris, una empresa sudafricana que forma parte del enorme abanico de lugares que ofrecen a los turistas «planes de caza».

Se trata de una polémica imagen en la que se puede ver a Darren y Carolyn Carter, de Edmonton, Alberta, besándose románticamente. Pero lo estremecedor de la escena es que precisamente lo hacen detrás del cuerpo inerte de un león que acababan de cazar como trofeo.

Darren y Carolyn no dudaron en besarse largamente mientras capturaban la foto con su víctima mortal delante.

Darren y Carolyn estaban participando en una gira organizada por Legelela Safaris cuando lograron cazar al imponente rey del la selva.

Al parecer, la empresa tiene la práctica de publicar frecuentemente en Facebook fotos de animales muertos con los cazadores orgullosos, normalmente sonriendo mientras sostienen sus rifles.

«Trabajo duro bajo el ardiente sol de Kalahari … Bien hecho. Un león monstruoso», escribieron junto a la espeluznante foto.

La pareja, que regenta un negocio de taxidermia, se describió a sí misma como «conservacionistas apasionados», a pesar de que su participación activa y disfrute de la caza, definitivamente demostraban lo contrario.

Además de la foto anterior, se dio a conocer otra imagen más alarmante aún, y es que no contentos con cazar al «león monstruoso», cazaron también a una leona.

«No hay nada como cazar al rey de la jungla en las arenas del Kalahari», escribieron junto a la otra foto.

Eduardo Goncalves, fundador de la Campaña para Prohibir la Caza del Trofeo, cree que los leones fueron cautivos y criados con el único propósito de que sus vidas sean cobradas por cazadores, sedientos de sangre.

«Parece que este león era un animal domesticado muerto en un recinto, criado con el único propósito de ser el sujeto de una selfi egoísta», agregó.

La polémica y las críticas en las redes no han tardado en llegar. Y es que ver a un león inerte extendido sobre el árido suelo y por contraste la romántica pareja besándose detrás, no es para menos. Para algunos insensibles, excéntricos e insensatos: una estampa romántica como ninguna otra. Para la mayoría de seres civilizados y con algo de compasión y respeto para la vida animal y la vida en estado salvaje: una auténtica aberración.

La pareja, por su parte, ni siquiera aceptó rendir declaraciones ante los medios porque supuestamente es un tema «demasiado político».

«Esta pareja debería sentirse completamente avergonzada de sí misma, sin mostrarse y besarse por las cámaras», dijo una persona.

Legelela Safaris cobra casi 3.000 euros por cazar jirafas 2.500 euros por cazar una cebra. También ofrecen paquetes de caza de leopardo, elefante, rinoceronte y león.

Es verdaderamente indignante que cada vez más aflore en el ser humano esa sed de cobrar vidas inocentes por fines totalmente egocéntricos que tienen la vanidad personal como fondo. ¡Comparte esta noticia para crear conciencia!

Te recomendamos