Gran preocupación ha generado en la comunidad científica la aparición de una porción de tierra que emergió a pocos metros de Cabo Hatteras, el cabo en la costa de Carolina del Norte, Estados Unidos, conocido como “El cementerio del Atlántico” por la gran cantidad de barcos que naufragaban en él.

La zona del océano Atlántico delimitada por las Islas Bermudas, Puerto Rico y la ciudad de Miami es el denominado Triángulo de las Bermudas, famoso lugar mítico nació en 1953 y fue el resultado de varios artículos en revistas acerca de la presunta peligrosidad de la zona.

Este es el famoso Triángulo de las Bermudas.

Allí, en la mítica zona, apareció la Isla Shelly, nombrada de esa manera después de que un padre y su hijo descubrieran en ella una gran cantidad de conchas y caracolas, que emergió a pocos metros de Cabo Hatteras abril del año pasado.

Esta porción de tierra en forma de semicírculo, puede llegar a medir hasta 156 kilómetros de largo y casi 150 de ancho, en función de la altura de las mareas.

El lugar donde ha aparecido la isla es un punto clave para la navegación que discurre por la costa este de Estados Unidos, por lo que este nuevo pedazo de tierra podría suponer un peligro para las embarcaciones que transitan por la zona.

La isla está repleta de conchitas y caracoles.

Los peligros que esconde la Isla Shelly

Una potente corriente marina recorre el estrecho canal que separa la nueva isla del llamado Cape Point, el saliente en forma de pico que tiene Hatteras Island al Este. Intentar atravesar este canal andando o a nado es un riesgo mortal.

Hasta el momento, decenas de personas debieron ser rescatadas: “Algunos logran cruzar con bastante facilidad durante la marea baja, pero después no pueden regresar con seguridad cuando la marea está alta, las corrientes son mucho más profundas y más fuertes”, explicó Bob Helle, jefe asistente del Escuadrón de Rescate de Hatteras Island.

Así ha sido la evolución de la misteriosa isla.

Por otro lado, el presidente de la North Carolina Beach Buggy Association ha alertado de que “podría haber multitud de anzuelos de pesca en el fondo, acumulados durante décadas, ya que la zona es famosa por la pesca”.

Además, hay que tener en cuenta el tipo de fauna marina que puebla los alrededores de Hatteras Island: hay gran cantidad de tiburones de hasta dos metros de largo y un tipo de mantas muy grandes, también de varios metros de longitud.

La zona es peligrosa por las fuertes mareas y los tiburones que nadan en sus aguas.

Las corrientes y las tormentas influyen casi a diario en el tamaño de esta isla, y se supone que con el tiempo podría reducirse o desaparecer, pero también podría expandirse y conectarse con Cape Point.

Para aquellos valientes que quieran internarse en las aguas del Atlántico para visitar Shelly, se recomienda usar kayaks o tablas, en lugar de hacerlo nadando.

Algunos científicos aseguran que podría juntarse con el Cape Point.

CNN

¿Irías a visitar esta misteriosa isla? ¡Déjanos tu opinión y comparte la nota!