Charoonphan y Charoonroj Romphoyen son dos gemelas siamesas de nueve años que padecen una condición muy extraña, nacieron unidas por la cintura.

Las hermanas no pueden caminar por sí mismas, así que aprendieron a gatear utilizando sus manos como apoyo. Pin y Pan como cariñosamente las llama su familia, se ayudan para lograr desplazarse, una controla el pie derecho mientras que la otra dirige el izquierdo.

Ellas viven en la provincia de Nakhon Suwan, a unos 240 kilómetros al norte de Bangkok, en China. Pan siempre ha tenido su cabello corto y a Pin le gusta mantenerlo largo, a pesar de que sus cuerpos estén unidos su personalidad es muy distinta.

En su comunidad son muy queridas, afortunadamente reciben mucho cariño de sus maestros y de sus compañeros de clase. Es muy importante que las personas que tienen una condición diferente no sean víctimas del rechazo ni la discriminación de quienes no tienen como principio el respeto, la igualdad y la tolerancia.

La directora de la escuela en la que estudian sus hermanas, Chayanee Wongsuwan, comentó que “Pin y Pan deberían estudiar en una escuela normal, porque, aunque tienen una discapacidad física, no tienen ninguna necesidad educativa especial”.

Las pequeñas son muy aplicadas en sus estudios, ponen todo su empeño para obtener buenas calificaciones y aprender al máximo. Mientras están en la escuela utilizan un andador que les permite recorrer trayectos más largos.
También tienen un escritorio que fue diseñado especialmente para que pudieran sentarse durante las clases.

El caso de Pin y Pan no es común, según un trabajo de investigación de la Facultad de Medicina de Maryland entre el 40 y 60% de los gemelos que padecen esta condición no logran sobrevivir.

Solo el 35% sobrevive más de un día después de su nacimiento. Para los médicos el pronóstico de los pacientes siameses que se someten a una intervención quirúrgica para separarse depende de su punto de unión y de los órganos que comparten.

GE

La familia de Pin y Pan recibió la propuesta de un médico para separar a las gemelas a través de una cirugía, pero no la aceptaron. Las hermanas se niegan a vivir separadas, aseguran que el vínculo que las mantiene más unidas es el sentimiento de amor de ambas.

PIN Y PAN, LAS GEMELAS SIAMESAS EN TAILANDIA QUE NO QUIEREN SER SEPARADAS

PIN Y PAN, LAS GEMELAS SIAMESAS EN TAILANDIA QUE NO QUIEREN SER SEPARADASA las hermanas Pan (Charoonroj) y Pin (Charoonphan) Romphoyen les encanta jugar y reír juntas como cualquier par de hermanas de nueve años, pero la diferencia es que Pin y Pan son gemelas siamesas que se unieron en el útero, un fenómeno extremadamente raro.

Publicada por LIDER News Alabama en Martes, 4 de septiembre de 2018

Así que no están dispuestas a someterse a ningún tipo de intervención para separar sus cuerpos. Aprendieron a vivir unidas, tal como quieren permanecer hasta su último suspiro.

Su decisión nos demuestra la nobleza que hay en el corazón de las gemelas que a pesar de las duras adversidades que han tenido que enfrentar no pierden la sonrisa ni la esperanza. ¡Compártelo!