Lamentablemente, muchas vidas animales se encuentran condicionadas a desaparecer rápidamente por diversos problemas, en su mayoría asociados con la humanidad. Muchas especies están en riesgo de extinción debido a los pocos ejemplares que se encuentran con vida.

Cuando un animal entra en la categoría de peligro en extinción, usualmente se debe a la caza furtiva, daños en el hábitat natural del animal, o por la desaparición de un recurso vital.

Es indispensable para el mundo el resguardo de todas las especies y cuando una de estas se encuentran en peligro, se debe unir todos los recursos necesarios para su protección, promover el apareamiento de los ejemplares, patrocinar el cuidado de su hábitat y evitar o prohibir su caza. Todas estas acciones se realizan para la protección de la vida de los animales.

Sin embargo, hay personas que ignoran las advertencias, y otras, que sabiendo la existencia de peligro, están dispuestas a quebrantar la ley solo por hacer daño, o por razones más banales como la de ser alguien influyente en YouTube.

Una joven de Camboya llamada Ah Lin Tuch, era la protagonista de varios canales de YouTube, donde muestra un estilo de vida más rural. En uno de sus canales llamado “Natural Life TV”, lo define como la muestra de la cocina primitiva y de sobrevivencia, pero ella junto a su esposo, Phnom Penh, ilustraban unas condiciones bastante salvajes y sus vídeos eran crueles y difíciles de ver.

Tuch y Penh mostraban la vida al aire libre, enseñando cómo cocinar y otras habilidades para tener en cuenta en la vida salvaje. Pero otros de los tópicos era comer varias especies de animales salvajes, muchos de ellos en peligro de extinción. En los vídeos podían verse como degollaban, despellejaban, cortaban, cocinaban y comían decenas de especies con el propósito de servir como tutorial para sus seguidores.

Entre las especies que Tuch comió se encontraban mantarrayas, cobra real, un tiburón, cangrejos, aves, peces y ranas. En especial, el gato pescador, un mamífero felino que se encuentra en peligro de extinción desde el 2008.

Ante las crueles y depravadas imágenes, muchas personas y grupos de protección animal decidieron denunciar ante el Ministerio del Medio Ambiente de Camboya. Por fortuna, la denuncia progresó y las autoridades formaron parte de la situación cuando detuvo a la pareja creadora de los vídeos.

Ante el arresto, la joven YouTuber no tuvo otro camino que disculparse públicamente ante los atroces actos. Según la pareja, ella y su esposo no sabían que los animales se encontraban en peligro de extinción. Además, informó que todas las especies que consumieron, no fueron cazadas por ellos, sino que las compraron en un mercado de Camboya. La pareja se comprometió en eliminar los vídeos dónde consumían a los animales salvajes.

Este es uno de los vídeos donde se ve a la joven Ah Lin Tuch preparando a una de estas especies. ¡Qué horror!

Tung aprendió la lección sobre el respeto, amor y consideración que merecen los animales, y que ganar fama para las redes sociales no es excusa para cometer actos de tan poca humanidad.

¡Recuerda compartir esta noticia con tus amigos para difundir la conciencia que hay que tomar en el respeto y protección de nuestros animales!