El caso de Diana Quer ha sido uno de los más mediáticos, desde el pasado 22 de agosto de 2016 comenzó un gran despliegue de búsqueda para dar con el paradero de la joven madrileña de 18 años que pasaba sus vacaciones, como de costumbre, en una vivienda familiar de A Pobra Do Caramiñal.

Tras casi 500 días de búsqueda, la investigación tomó un nuevo rumbo con la detención de José Enrique Abuín Gey, alias “El Chicle”, de 41 años, y su mujer, tras una denuncia por intento de secuestra que realizó una joven el pasado 25 de diciembre, salieron a la luz sus vinculaciones con el caso de Diana Quer. Puedes recordar la noticia aquí.

Finalmente, en la madrugada de hoy “El Chicle”, quien figuraba como sospechoso desde la desaparición de la joven, confesó a los agentes de la Guardia Civil el lugar donde ocultó el cadáver de Diana Quer, en una antigua fábrica abandonada en el municipio Rianxo de A Coruña.

El sospechoso confesó el crimen, él mismo acompañó a las autoridades hasta el lugar donde había enterrado el cuerpo de Diana, a diez minutos del puente de Taragoña, donde desapareció el teléfono móvil de la joven.

El cuerpo estaba en una nave abandonada donde antiguamente funcionaba una fábrica de gaseosas, enterrado en el interior de un pozo de difícil acceso. Para el levantamiento del cuerpo se requirió el apoyo de los bomberos y de funcionarios de protección civil.

También se han presentado agentes de los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas para colaborar con la recuperación del cadáver.

A través de la autopsia comprobarán cómo falleció Diana, y cuándo.

Esta mañana, la Guardia Civil centraría la investigación en la casa del sospechoso, custodiada desde el pasado viernes, pero tras la confesión se dirigieron a donde se encontraba el cuerpo de Diana.

Rosario Rodríguez, mujer de “El Chicle”, fue puesta en libertad después de que modificara su versión en las declaraciones acerca de lo que hizo la noche del 22 de agosto de 2016.

Ella había asegurado que había acompañado a su marido, pero reconoció que él salió solo. Ante un capitán de la Unidad Central Operativa, reconoció que mintió para proteger a su esposo. Aunque ahora estaba preocupada por las consecuencias jurídicas que podría tener ella.

Primero tomaron sus declaraciones, y después las del sospechoso, que se prolongaron más de cuatro horas.

“El Chicle” estaba en el mismo lugar que Diana Quer la noche de su desaparición, pudieron comprobarlo gracias a las señales emitidas por su teléfono móvil. También, vieron su vehículo en las cámaras de seguridad de la vía.

Después de una larga investigación donde recaudaron el testimonio de más de 200 personas, incluidos todos los acusados de agresiones sexuales de la zona, finalmente se ha resuelto el trágico caso que ha conmocionado a España, con un fatal desenlace.

El pasado 19 de abril, cerraron la investigación por falta de avances, pero la Guardia Civil estrechaba el cerco para dar con la detención del principal sospechoso que tenían en la mira por sus presuntas implicaciones con la desaparición de la joven.

EP / LV

Muchos periodistas se acercaron a la zona donde apareció el cuerpo de Diana, antes de las 10 de la mañana salió del lugar el coche fúnebre donde trasladaban el cuerpo de la joven a la sala de autopsia para realizar las pruebas pertinentes.

Comparte esta información de última hora. Expresamos nuestra solidaridad con los familiares y amigos de Diana Quer en tan duro momento.