Luciana, la bebé de una de nuestros lectores, es una guerrera incansable bendecida con el cromosoma extra del amor. Vino al mundo para una grandísima misión y su orgullosa madre ha compartido con nosotros su valioso testimonio que nos ha llegado al alma. Esta es su historia:

Luciana Tovar Gómez es el angelito que vino a alegrar los días de su madre, Alejandra Gómez Giraldo, su esposo Andrés y su pequeño Martín que tenía 3 años. La alegría indescriptible con la noticia de su embarazo de repente se oscureció por completo con el peor temor de todo padre, un diagnóstico devastador. Luciana venía con síndrome de down, además de una grave cardiopatía.

Aunque la única advertencia que les dieron fue que venía con una deficiencia cardíaca, los médicos inmediatamente la aconsejaron el aborto, pero la valiente pareja decidió darle una oportunidad a su pequeña. Después de todo era su hija. Estaban convencidos de que no iba a ser la primera bebé en llegar a este mundo con esta condición y merecía todo su amor.

Durante el embarazo, Alejandra tuvo complicaciones, la bebé no estaba recibiendo suficiente oxígeno y desarrolló una hipertensión gestacional, por lo que a partir de ahí todo en su embarazo suponía un riesgo.

Pero la incansable Luciana desde el minuto 1 mostró sus impresionantes ganas de vivir y «de qué estaba hecha, una guerrera incansable», como la define su mamá.

Alejandra es de Manizales, Colombia, y enseguida empezó a recibir apoyo de toda su familia y de las redes sociales que empezaron a viralizar su historia, pidiendo oraciones para que suceda un milagro.

Desde que nació el 27 de junio de 2017, la historia de esta pequeña guerrera tocó millones de corazones, debido a la cadena de duras pruebas que toda su familia, pero sobre todo la pequeña Luciana tuvo que afrontar.

Alejandra relata que ellos no sabían que su salud se iba a deteriorar tanto, ya que en un principio sólo les advirtieron de la cardiopatía. Sin embargo, este angelito había venido a bendecirlos como familia y decidieron darle todo el apoyo, el amor y los cuidados para que sufriera lo menos posible.

La madre confiesa que cada persona que se acercaba a la vida de Luciana salía fortalecido, engrandecido.

«Nadie se podía explicar cómo siendo tan pequeñita pocas veces lloraba a pesar de los muchos pinchazos que recibía a diario, jamás se la vio derrotada, ni triste, siempre la vimos paciente, sonriente…»

Su madre se sentía devastada, ya que el afrontar la enfermedad de Luciana implicaba no sólo sacar todas las fuerzas para sobrellevar el peso de su condición, sino que además tuvo que separarse de su esposo y del pequeño Martín, al punto de que la primera Navidad de la pequeña la pasó sola con su hijita en el hospital.

Hasta que en un momento dado tras revivirla durante 10 minutos a causa de un paro cardíaco, Luciana parecía ganar la batalla, pero a ella la necesitaban allá arriba. Finalmente su corazoncito dejó de latir a los 10 meses de haber nacido, pocos días antes del día de las madres. Y así esta impresionante dulce guerrera perdió la batalla de la vida, pero no la guerra del amor.

Luciana perdió la batalla en los brazos de su mamá rodeada de mucho amor

Este angelito dio todo lo que pudo para vivir a sus cortos meses de vida

La adoración de Martín por su hermanita Luciana era indescriptible

En una publicación posterior, Alejandra escribió lo devastada que se sentía en el primer día de la Madre sin Luciana en la tierra. ¡Qué mensaje tan conmovedor!

A partir de entonces, Alejandra entendió que su pequeña vino para una misión muy grande: hacer visibles al mundo a las personas con Síndrome de Down, que ellos merecen una sociedad en las que se les de la oportunidad de demostrar todo lo que pueden aportar, y que «no son discapacitados».

Para eso decidió dar sentido a su vida luchando por darles visibilidad a través de la Fundación Asisco, que beneficia a niños de escasos recursos con este síndrome, y la pequeña Luciana es la imagen de todas sus campañas.

Además, un grupo creado en Facebook, El Ejército De Dios De Luciana (Un Angel Que Nació Con Un Cromosoma Extra), ha servido para que tantas madres en las mismas circunstancias de Alejandra reciban todo el apoyo que necesitan antes de tomar la tan dura decisión de realizar un aborto, porque tienen pánico o no se sienten preparadas a enfrentarse a la realidad de un hijo enfermo.

Facebook / El Ejercito De Dios De Luciana (Un Angel Que Nacio Con Un Cromosoma Extra)

«Luciana siempre será mi mejor decisión y mi mayor regalo. Seguro la recompensa después será más maravillosa que nada, ellos les pagarán hasta el fin de sus días con toneladas de AMOR, BESOS Y ABRAZOS, que mamá no querrá esto para el resto de sus vidas???», es uno de los contundentes mensajes con las que esta madre devuelve la esperanza a tantas mujeres como ella.

Que la gran huella que Luciana ha dejado en su madre y en el mundo haya valido la pena para decirle sí a la vida, compártelo con tus amigos.

Te recomendamos