El pasado 19 de septiembre México se estremeció con un fuerte terremoto que ha dejado muchas localidades devastadas, y un saldo fatal, ahora la nación lucha por recuperarse de uno de los peores desastres de su historia. Puedes recordar la noticia aquí. La cifra de fallecidos asciende a 362 personas, cientos de miles de familias perdieron su hogar.

En medio de la tragedia han emergido muchos gestos de solidaridad, así como historias conmovedoras que han sido como una luz de esperanza entre tanto dolor.

Mariel Ramos es una niña de 9 años que fue aplastada por los escombros tras el sismo, la trasladaron a varios centros hospitalarios y los médicos no le daban buenas noticias, decían que no se salvaría.

El padre de la pequeña, Jorge Ramos, declaró ante los medios de comunicación que su hija fue sometida a un último procedimiento quirúrgico para que Mariel se recuperara de las lesiones que sufrió. Aseguró que la actitud optimista de la pequeña la mantuvieron fuerte en un momento tan difícil donde pensaron que su vida se desvanecía.

“El caso de mi hija es un milagro”, comentó Jorge, recordó que cuando se produjo el terremoto se encontraban en su casa ubicada en la zona de Iztapalapa de la capital, y estaba alistándose para llevar a los niños a la escuela.

Estaban aterrorizados desde que comenzó a temblar y decidieron evacuar la vivienda, cuando salían todo iba destruyéndose, una tapia colapsó y cayó sobre el estómago de Mariel.

“Cuando vi su rostro, tenía los ojos en blanco, pensé que por el impacto había muerto al instante”.

Fue un momento desgarrador, Jorge gritó desesperado para que su esposa viniera a ayudarlo y lograron liberar a su pequeña hija.

La trasladaron a una clínica donde le dijeron que no podrían salvarla, que la llevaran a otro centro hospitalario.

En ese momento, su padre no pudo encontrar una ambulancia, había disponible una patrulla de policía y trasladaron a Mariel en un helicóptero hasta el Hospital General Balbuena.

Cuando llegaron, no había energía eléctrica, así que tuvieron que llevarla al Hospital Pediátrico Moctezuma después de suministrarle una transfusión de sangre para estabilizarla.

Solamente pasó un día en ese centro de salud, finalmente la trasladaron al Hospital Magdalena de Salinas, donde fue sometida a un procedimiento quirúrgico.

La pequeña logró recuperar la consciencia, y los médicos les recomendaron a los padres que se despidieran de Mariel porque su pronóstico no era alentador.

El jefe de pediatría del hospital, Marco Antonio Torres, comentó que cuando llegó Mariel tenía “un trauma de abdomen muy severo y un estado hemodinámico inestable. Tuvo una fractura de pelvis masiva y eso la tenía en un estado de choque hipovolémico producido por una pérdida masiva grave de sangre o líquidos del organismo”.

Los signos vitales de Mariel bajaron a lo mínimo permisible, las cirugías que le realizaron han sido para colocar placas en su pelvis que permitan recuperar la estabilidad.

EU

Después de ser sometida a las dos operaciones, la niña transcurrió todo un día durmiendo y soló que jugaba con una niña en el patio de la escuela, esta le dijo que iba a estar bien y que no tuviera miedo.

El padre de la pequeña comentó que quizás se trata de un angelito que la ayudó a sobrevivir.

Su historia es esperanzadora, afortunadamente esta familia se ha mantenido unida y superando las adversidades sin dejar de creer que los milagros sí existen. Mariel tuvo una nueva oportunidad para crecer y cumplir todos sus sueños. Seguimos enviando un mensaje de solidaridad a todas las víctimas de esta tragedia.

Comparte esta emotiva historia con tus seres queridos, jamás debemos perder la fe.