Tras el rescate de los 12 niños y su entrenador en la cueva tailandesa de Tham Luang,  muchos seguimos de cerca el impresionante operativo por poner a salvo a los pequeños y a su monitor.

Constantemente en los medios, en la opinión pública en general y en las redes, se han reconocido los heroicos esfuerzos de los rescatistas, y es justo que así sea. Pero también se les ha llamado héroes a los mismos niños que tuvieron que sobrevivir en tales condiciones durante 18 días, y a su entrenador, que incluso dejando de comer, logró mantenerlos unidos y con vida.

Sin embargo, otra parte de la población ha cuestionado el hecho de que por culpa de la imprudencia de este equipo de fútbol, un buzo perdió la vida, y en este sentido muchos estaban esperando la opinión de Frank Cuesta en relación a este enfoque del rescate.

Francisco Javier Cuesta Ramos, más conocido como Frank Cuesta o Frank de la Jungla, es un ex-tenista profesional, entrenador de tenis, presentador de televisión español, y activista y defensor de los animales, que actualmente vive en Min Buri, Bangkok, en Tailandia.

Y al ser un personaje público de gran influencia en el lugar de los hechos y en el mundo, un reciente tuit ha puesto en tela de juicio todo el calificativo de “heroicos” a las víctimas de la cueva.

“Se les trata como héroes de una gran hazaña cuando no son más que unos irresponsables necioS”, es la categórica frase con la que Frank Cuesta ha resumido el hecho.

Cuesta ha dicho que la negligencia de haber entrado en la cueva no puede ser interpretada como una “chiquillada”, sino que “es algo grave que no se debe premiar”, todo lo contrario.

Ha reflexionado sobre la gravedad de la situación haciendo ver a sus seguidores en Twitter que tanto el entrenador, como los niños, no eran turistas que desconocieran del peligro. “No son niños de ciudad, el entrenador no es un hombre de ciudad, es gente del lugar que conoce perfectamente de los peligros de la cueva”.

Inlcuso ha ido más allá comparando este suceso con un auténtico rescate:

“No podemos comparar el rescate de los mineros de Chile (que estaban trabajando) con los de unos niños y un entrenador que viven pegados a la cueva y SABEN que NO se debe entrar en época de lluvias”. 

“Tham Lam es una cueva muy conocida donde hay una marca a los 100 metros, donde se dice exclusivamente en thai: NO CRUZAR SIN AVISAR A ALGUIEN AFUERA Y SIN EL EQUIPAMIENTO CORRESPONDIENTE”, es LA contundente REVELACIÓN de Cuesta.

Por otra parte ha explicado que los auténticos héroes han sido los equipos de rescate y los “granjeros que han perdido sus cosechas para salvar a unos irresponsables”.

Además, ha dicho que el coste económico de este rescate ha sido brutal; y el daño ecológico, incalculable. Ha mencionado que no se puede olvidar que un buzo perdió la vida, y que después de todo serán tratados como héroes de una hazaña inédita, cuando según él, una vez que estén en perfectas condiciones, deberían ser castigados:

“El entrenador debería hacer trabajos sociales por un largo tiempo como responsable adulto; y los niños no merecen latigazos, pero no se puede dar el mensaje equivocado a los otros niños: SI LA CAGAS Y TE MUERES, MALA SUERTE… SI LA CAGAS Y TE SALVAS, ERES UN HÉROE”

Ha dicho además que los niños y el entrenador no se estaban protegiendo de la lluvia, ya que nadie se resguarda de una tormenta kilómetros adentro, y la cueva tenía una bóveda abierta.

Frank Cuesta / Twitter

“Los niños que deberían ir a la copa del mundo son los hijos del buzo muerto”, concluye el aventurero.

Un enfoque que muy pocos se han atrevido a revelar, pero que este valiente activista lo ha hecho de frente. Como era de esperarse, ha suscitado las más diversas reacciones.

Déjanos saber qué opinas del polémico testimonio de Frank Cuesta y compártelo en tus redes.